Imprimir Receta

Bases de pizza sin amasado y sin horno

Cómo hacer bases de pizza que no necesiten amasado ni cocción al horno (solo con la sartén
Tiempo total20 min
Autor: Virginia García - CreatiVegan

Ingredientes

  • 1 taza de agua templada 36-42ºC está bien
  • 1 cucharadita de levadura de panadería seca 4 g si es fresca
  • un poco más de 1/8 de cucharadita de sal
  • 1,5 cucharadas de aceite de oliva el que más te guste de sabor
  • 2 tazas de harina de trigo normal + un poquito más para hacer las bases a la sartén

Elaboración paso a paso

  • Pon en un bol grande el agua y la levadura y remuévelo bien para deshacerla. Añade la sal y el aceite de oliva y bátelo rápidamente con un tenedor o un batidor de varillas (con este último te será más fácil todo el proceso).
  • Añade poco a poco la harina sin dejar de batir para que no queden grumos. Sigue removiendo y batiendo un par de minutos más hasta que la mezcla sea más bien chiclosa, muy elástica. Este paso es muy importante para el resultado final. Si tu masa está muy líquida (se hace trozos), añade un poco más de harina (1 cucharada cada vez).
  • Tápalo con film transparente y déjalo reposar al menos 2 horas en un lugar cálido (si va a estar más tiempo, por ejemplo de la mañana a la tarde, mejor en un sitio más fresco), hasta que la masa haya crecido (más del doble de su volumen).
  • Para hacer las bases he utilizado una sartén antiadherente de 28 cm de diámetro con fondo grueso. Si usas una sartén más pequeña te saldrá alguna base más. Si el fondo de tu sartén es fino tendrás que ponerlo a fuego un poquito más bajo de lo que yo pongo aquí.
  • Calienta la sartén a fuego medio. Espolvorea con una pizca de harina y pon 1 cacito de masa (más o menos, para formar una capa no muy gruesa), extendiéndolo por todo el fondo rápidamente para formar la base de pizza. Al ser una masa muy pegajosa puede ser complicado. Ayúdate con una cuchara mojada en aceite. Puedes hacer como yo y extender más masa a los bordes para que quede una base con bordes.
  • Tápalo con una tapa que permita que salga un poco de vapor (por ejemplo estas tapas de aluminio para sartén que tienen algunas aberturas). Queremos conservar calor, pero no demasiada humedad. Deja que se cueza así un par de minutos, hasta que crezcan un poco los bordes. Destápalo, espolvorea con una pizca de harina por encima y deja que se haga otro par de minutos más, hasta que la superficie de casi toda la masa esté seca.
  • Dale la vuelta con una espátula y cocínala otro par de minutos para dorar la superficie de la pizza.
  • Sácala a un plato y sigue con el resto de la masa.