window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');
Categorías: DulcesTodos

Torrijas al limón y naranja con sirope de dátiles

Llega la primavera y con ella la temporada de torrijas :P
Anque no siempre ha sido así, parece que aún triunfa la pascua como momento ideal para hacer y comer torrijas de cualquier tipo, así que aquí estoy de nuevo con otra receta diferente para que probéis algo nuevo. Si lo que buscas es la receta «de toda la vida», está aquí.

Para estas torrijas de hoy he combinado el aroma de las monas de pascua (piel de limón y de naranja) con un sirope de dátiles para endulzar en lugar de azúcar, y con un rebozado ultra crujiente que contraste con la cremosidad del interior.

Dificultad: media
Tiempo de preparación: 30 minutos + tiempos de reposo
Raciones: para 16-18 torrijas medianas
Ingredientes:

♥ 1 barra de pan candeal, pan de torrijas o pan de molde para torrijas (es más pequeño, grueso y de miga más compacta), del día anterior
♥ 3 tazas de bebida de soja sin azucarar y sin sabores
♥ la ralladura de 1 naranja
♥ la ralladura de 1 limón
♥ 3 cucharadas de harina de arroz
♥ 3/4 de taza de agua
♥ aceite de oliva de sabor suave
♥ canela en polvo para servir
Para el sirope de dátiles:
♥ aprox. 200 g de dátiles (pesados ya sin hueso, unos 15)
♥ 250 ml de agua templada
♥ 1 cucharada de zumo de limón

Antes de nada haremos lo que necesita reposo: la leche en la que vamos a mojar las torrijas y el sirope de dátiles.
Pon la ralladura de limón y naranja en un cazo o bol grande con la bebida de soja y mézclalo bien. Déjalo reposar media hora.

Pon los dátiles en otro bol con el agua templada y déjalo reposar también.

Tras el tiempo de reposo empezaremos a hacer las torrijas y el sirope.

Para el sirope basta con poner los dátiles con su agua y el limón en la batidora y batir 2-3 minutos a velocidad alta, hasta que quede una crema espesa, sedosa y agradable, sin trocitos. Si te queda muy densa puedes añadir un poco más de agua. Y por el contrario, si ves que está muy líquido puedes añadir un par de dátiles más (siempre sin hueso). Reserva este sirope.

Mezcla en un recipiente (un táper, bol o similar) la harina de arroz y el agua, preferiblemente con un tenedor. Tiene que quedar una mezcla blanca, no muy espesa. La harina de arroz tiende a quedar en el fondo, así que tendrás que removerlo antes de rebozar las torrijas.

El orden que seguiremos para las torrijas es:

mojar torrija en leche -> pasar por rebozado -> freír -> sacar a una bandeja o plato grande

Tenlo en cuenta para hacer una «cadena de montaje torrijil» sin que se te caiga nada, teniendo espacio para todo, etc.

Calienta en una sartén grande antiadherente el aceite de oliva (suficiente para cubrir el fondo) a fuego medio-alto.

Moja las torrijas una a una echándolas en el recipiente con la leche, sumergiéndolas un momento y dándoles la vuelta. Escurre el exceso de líquido. Para esto es preferible utilizar algún utensilio recto y que no deje marcas, por ejemplo una cuchara plana de bambú o una espátula de silicona grande.

Remueve el rebozado. Pon la torrija en la mezcla de harina de arroz y dale la vuelta. Escurre el exceso y ponla rápidamente en la sartén.

El aceite tiene que estar caliente (aprox. 160ºC), pero no tanto como para freír croquetas y cosas así. Ten en cuenta que además la torrija estará en contacto con el fondo de la sartén, no solo con el aceite. Cuando pongas la torrija tiene que empezar a freírse pero no cambiar rápidamente de color (si se dora rápido es que el fuego está muy fuerte).

Pon las torrijas que te quepan (en mi caso 2) y hazlas unos 3 minutos por cada lado, dándoles la vuelta con una espátula o espumadera, hasta que estén doradas.

Escúrrelas y sácalas a una rejilla o a una bandeja grande.

Repite la operación con el resto de torrijas.

Sírvelas templadas o frías poniendo aprox. 2 cucharaditas de sirope de dátil sobre cada torrija y espolvorea con una pizca de canela.

Y eso es todo :) Pruébalas y reparte, que es un dulce que gusta mucho.

Panes para torrijas

Se puede usar casi cualquier pan para hacer torrijas. Lo importante es que tenga una miga compacta para que absorba bien los líquidos y no se deshaga. Por eso suelen vender panes especiales para torrijas.

El que se ha usado durante mucho tiempo es el pan candeal, un pan de miga seca y muy densa que aguantaba bien un par de días y que se aprovechaba para hacer sopas, picatostes y todo aquello en lo que pudiese tostarse y rehidratarse para que estuviese bueno y aportase algo de «miga» al plato.
Ahora venden de todo, también panes especiales para torrijas que parecen más bien bollos dulces. Lo que he usado yo es un «pan de molde para torrijas» que me trajeron en plan sutil, como diciendo «haz torrijas YA» :P Es un pan de molde más pequeño, de rebanadas gruesas y miga densa y seca. Ha funcionado muy bien para las torrijas, en parte por el tamaño. Si fuesen más grandes tenderían a desintegrarse.

Puedes usar cualquier pan que tenga una buena miga. Solo cuida cortarlo en lonchas gruesas y utilizar espátulas o cucharas de palo anchas y planas para darles la vuelta y no dejar marcas. Si lo haces con un tenedor puedes acabar rompiendo la torrija por la zona en la que acaban las púas del tenedor.

Ralladuras

Lo pongo siempre como ingrediente en lugar de poner «1 naranja y 1 limón» y explicar que hay que rallar la piel. La verdad es que siempre doy por hecho que es una cosa muy sencilla y no requiere ninguna técnica especial, pero sí os daré un truco: pon un trozo de papel para hornear sobre el rallador (y agárralo bien) antes de rallar el limón o la naranja. En lugar de quedarse la piel entre los pinchitos, quedará en el papel y solo tendrás que rasparlo con un cuchillo. Utiliza un trozo nuevo de papel para la naranja. Y por supuesto siempre lava muy bien tus limones y naranjas antes de rallar la piel y no llegues hasta los gajos, solo necesitas la parte superficial.

Otra forma de hacerlo es pelar el limón o la naranja con un pelador de verduras, cortarlo en trozos más pequeños y batirlo con la batidora, con algún accesorio de picadora. Si es poca cantidad será complicado. Puedes probar también con un molinillo de café, pero pueden quedar trozos grandes.

En esta receta son el alma de la torrija. Es el sabor que tendrá cada vez que le demos un mordisco. Por eso recomiendo dejar infusionar la bebida de soja, aunque sea un ratito, y utilizar una buena cantidad de ralladura.

Rebozado de harina de arroz

Usa harina de arroz normal y corriente, la venden en cualquier supermercado.

Podría haber usado harina de garbanzos, o harina de soja, o simplemente de trigo, pero quería que tuviesen otro toque especial y que la corteza fuese extra crujiente. Por eso he utilizado la harina de arroz. No hace falta añadir nada más, solo la harina y el agua, y eso sí, remover antes de poner cada torrija porque tiende a depositarse en el fondo.

Los rebozados con harina de arroz quedan muy bien, muy crujientes. Pueden dorarse menos y quedar más blanquitos porque no tiene tantas proteínas como, por ejemplo, la harina de soja, ni el color amarillo de la harina de garbanzos. Para las torrijas nos da un poco igual, los bordes siempre se van a ver más dorados por la corteza del pan y por estar expuestos al aceite.

Lo importante para este rebozado es no pasarnos con la harina de arroz, porque entonces hará un extraño engrudo que acabará en pegotones. Ese engrudo está bien para otras cosas, por ejemplo para hacer tempuras, pero no para las torrijas, que necesitan una cobertura más delicada.

Aceite de oliva

He utilizado aceite de oliva virgen extra, una variedad con sabor suavecito, porque tampoco quería unas torrijas con un sabor fuerte o pungente.
Si sigues bien los pasos y el aceite está a la temperatura correcta, las torrijas no lo absorberán. De hecho con el mismo aceite puedes hacer hasta 4 tandas de torrijas. Esto es importante. Controlar la temperatura del aceite. Cuando está demasiado caliente pones la torrija y en pocos segundos empieza a dorarse. Cuando está demasiado frío echas la torrija y pasados unos segundos empieza a crepitar. Si no está suficientemente caliente, la torrija soltará relleno y rebozado y absorberá aceite. Tendrás una «tostada con mucha puntilla» aceitosa. Es mejor comprobar que esté caliente echando una semillita de sésamo, o un granito de anís, o una gota de rebozado. Controla la temperatura, a veces hay que subir o bajar el fuego. Este es uno de los motivos por los que la receta es de dificultad media.

Sirope de dátiles

Como podéis ver no he utilizado ningún endulzante para las torrijas. Lo importante es el sabor a limón y naranja junto con el rebozado crujiente, así que para endulzar tienes varias opciones: la de toda la vida, que es pasarlas por azúcar, o hacer este sirope de dátiles, que no solo es dulce, es que sabe a dátil y queda genial con el sabor del limón y la naranja.

Es más o menos la receta que puse en este post de Cuerpo Mente, pero haciendo menos cantidad y un poco más denso.
Dejando los dátiles en remojo después es mucho más fácil batirlos, incluso si tu batidora es prehistórica y tiene poca potencia. Quita siempre los huesos antes de dejarlo en remojo. Las pieles las puedes dejar o quitar, a tu gusto (yo quito las que salen solas).

La variedad de dátiles no es importante en este caso, pero sí que hay diferencias en color y sabor entre unas y otras. Yo he utilizado deglet noor, bien maduros, que compro en una tienda de alimentación árabe a muy buen precio (entre 4 y 6€ el kg), pero puedes usar medjool o los que encuentrres cerca de casa y baratos.

Que conste que no es mi intención hacer unas torrijas «super saludables» #healthy #fitness porque no, no es el tema. Si llevas una alimentación saludable te da lo mismo una torrija con azúcar que con dátiles. Lo que sí pasa es que pensar que estás haciendo un dulce saludable hace que lo comas más a menudo y en más cantidad y eso desplaza otros alimentos mucho más interesantes. Sobre este tema os recomiendo MUCHO que leáis este post de Lucía.

Bebida vegetal

Os recomiendo que uséis bebida de soja sin azucarar y sin sabores porque os van a quedar como las torrijas tradicionales. En general tiene muchas más proteínas que otras bebidas vegetales, cosa que ayuda a que se doren, y también tiene más sólidos, no es casi todo agua, así que las torrijas quedarán jugosas. Si quieres usar otra bebida vegetal, adelante. Prueba con todas las que quieras, igual con otra te gusta más :) En otra versión utilicé leche de coco. Prueba con ella.

Y poco más os puedo contar que no haya dicho ya en recetas anteriores (puedes consultarlas aquí). Haced vuestras propias variaciones, combinad ingredientes a vuestro gusto y sobre todo, compartid :)

Imprimir

Torrijas al limón y naranja con sirope de dátiles

Una deliciosa versión de las torrijas de toda la vida, con limón, naranja y sirope de dátiles, 100% vegetal.
Tiempo de preparación 30 minutos
Tiempo de cocción 30 minutos
Autor Virginia García - CreatiVegan

Ingredientes

  • 1 barra de pan candeal pan de torrijas o pan de molde para torrijas (es más pequeño, grueso y de miga más compacta), del día anterior
  • 3 tazas de bebida de soja sin azucarar y sin sabores
  • la ralladura de 1 naranja
  • la ralladura de 1 limón
  • 3 cucharadas de harina de arroz
  • 3/4 de taza de agua
  • aceite de oliva de sabor suave
  • canela en polvo para servir

Para el sirope de dátiles

  • aprox. 200 g de dátiles pesados ya sin hueso, unos 15
  • 250 ml de agua templada
  • 1 cucharada de zumo de limón

Elaboración paso a paso

  • Mezcla la bebida de soja con el limón y naranja en un cazo o un bol y déjalo reposar media hora.
  • Pon los dátiles deshuesados en el agua templada y déjalo reposar también.
  • Para hacer el sirope de dátiles simplemente pásalo todo por la batidora 2-3 minutos, junto con el limón, hasta que quede una crema fina, suave y sin trocitos.
  • Mezcla en un plato hondo o un táper el agua con la harina de arroz.
  • Pon a calentar en una sartén grande suficiente aceite para cubrir el fondo, a fuego medio-bajo.
  • Pasa cada rebanada de pan por la bebida vegetal, escúrrelo, pásalo por la mezcla de harina de arroz y ponlo en la sartén. Remueve la mezcla de harina de arroz antes de poner una rebanada.
  • Dora las torrijas que te quepan en la sartén durante 3 minutos aprox. por cada lado, hasta que se doren. Sácalas a una fuente o una rejilla.
  • Sirve las torrijas templadas o frías con el sirope de dátiles y canela por encima.
CreatiVegan.net

Ver Comentarios

  • "Cadena de montaje torrijil" me ha encantado. las torrijas veganas, me chiflan. Desde que no tomo lácteos voy viendo estas posibilidades y nunca me defraudan.

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

9 meses ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

10 meses ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

1 año ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

1 año ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

1 año ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago