window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');
Categorías: TartasTodos

Tarta de calabaza Hokkaido

Este otoño estoy encontrando más variedades de calabazas que otros años, ¿será que vamos perdiendo el miedo a probar cosas nuevas? :) Hace 15 años tenías suerte si encontrabas la típica calabaza butternut (en Madrid, ojo), recuerdo que la primera vez que vi una entera ya estaba yo bien crecidita :P Pues en un supermercado normal y corriente he encontrado calabazas Hokkaido o potimarron, una calabaza pequeña, redondita, naranja, muy bonita y bien de precio :) Así que había que hacer algo especial con ellas, por ejemplo una tarta de calabaza:

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 40 minutos + tiempos de reposo
Raciones: para 6-8 personas
Ingredientes:

♥ 1 calabaza Hokkaido/potimarron (de unos 700 g)
♥ 3 zanahorias medianas (unos 190 g)
♥ 1 placa de hojaldre (vegano) o una masa casera (por ejemplo esta)
♥ 2-3 cucharadas de melaza/melaza de granada/sirope de arce/sirope de agave
♥ ½ cucharadita de jengibre en polvo
♥ ¼ de cucharadita de canela en polvo
♥ ¼ de cucharadita de nuez moscada en polvo
♥ 2 cucharadas de almendras molidas
♥ 3 cucharadas de almidón de tapioca

Prepara una cacerola u olla mediana con vaporera (y con agua) a fuego fuerte, tapada.

Corta la calabaza por la mitad y quita las semillas.

Puedes separarlas de la pulpa y asarlas al horno, son comestibles como las que venden ;)

Corta la calabaza en trozos medianos y ponla en la vaporera. Baja un poquito el fuego (a medio-alto).

Pela las zanahorias, lávalas y córtalas en trozos medianos. Añádelas a la vaporera.
Deja que se haga todo junto al vapor 15 minutos o hasta que la calabaza esté tierna (15-18 minutos).

Sácalo y deja que se temple (al menos para poder manejarlo con las manos).

Coge los trozos de calabaza y con una cuchara saca toda la carne y descarta la piel. Ponlo en un bol junto con las zanahorias y machácalo con un tenedor o con un machacador de patatas.

Añade las especias y 2 cucharadas melaza (o el endulzante que hayas elegido) y mézclalo muy bien. Pruébalo y si te parece poco dulce añade 1-2 cucharadas más.

Agrega las almendras molidas y el almidón y bátelo con el tenedor para que quede una crema lo más homogénea posible.

Lo que nos tiene que quedar al final es una crema consistente y untuosa. Si por lo que sea tu crema es muy líquida puedes añadir más almendras molidas y más almidón. Y si te parece muy reseca, añade leche de soja o cualquier leche vegetal que tengas (o agua).

Precalienta el horno a 210ºC (o la temperatura que especifique tu masa) con calor arriba y abajo.

Extiende la placa de hojaldre o la masa vegana que hayas elegido sobre un molde redondo para horno de 20-24 cm de diámetro y corta el sobrante. Extiende la crema de calabaza lo mejor que puedas y alisa la superficie.

Como mi placa de hojaldre era rectangular he tenido que hacer algunos apaños con recortes de masa para cubrir bien los bordes.

Dobla el sobrante de los bordes hacia adentro, dándole forma si quieres, para que quede más bonito.
Lo que yo he hecho ha sido recortar tiras de masa sobrantes y hacer trenzas para colocarlas encima.

Cuando pongas la trenza sobre el borde de masa procura apretar un poquito, así no se levantará al hornearlo, cuando crezca la masa.

Cuando termines de decorarla métela al horno a altura media, con calor arriba y abajo, a 210ºC durante 20-22 minutos o hasta que se dore tanto la masa como el centro de la tarta.

Saca la tarta y deja que se enfríe (o por lo menos que se temple) antes de servirla.

Si quieres puedes poner una cucharada de nata montada vegana sobre cada porción cuando la sirvas.

Y ya está :) Corta la tarta y repártela, que sí, que hay suficiente para 6-8 porciones :P

Como veis es una cosa muy sencilla: hacer la calabaza y las zanahorias al vapor, machacar con especias y almidón, colocar sobre la masa y al horno. La he subido precisamente por eso, para quienes no habéis hecho muchas tartas, o no habéis cocinado mucho con calabaza y os apetece probar (que seguro que sí!).

Lo bueno es que se puede hacer con otras calabazas más o menos dulces. La calabaza Hokkaido o potimarron es bastante parecida a la butternut en cuanto a sabor. No es extremadamente dulce, por lo que queda muy agradable en platos salados (guisos, cremas, pizzas, etc), pero sí tiene el toque justo para encajar en preparaciones dulces, igual que la zanahoria. De hecho por eso he añadido zanahorias, para hacerlo más naranja y más dulce :)
Podéis probar por ejemplo con:

  • Calabaza «de asar» o calabaza gris: son parecidas a las americanas («de Halloween») pero más achatadas, en colores verdes pálidos a naranjas, y las suelen vender sobre todo en la Comunidad Valenciana como calabazas para asar. Son muy dulces y os las recomiendo mucho para hacer tartas, bollos, pasteles o lo que se os ocurra. En lugar de hacerlas al vapor las podéis asar (tardan 45-60 minutos) para que estén más dulces aún. En algunos sitios siguen vendiendo trozos de calabaza asada, una buena opción si no tienes horno.
  • Calabaza «de Halloween»: las típicas calabazas naranjas, achatadas y ligeramente acanaladas, que parecen más decorativas que comestibles :P Estas calabazas son dulces y quedan super bien para tartas y bizcochos. La única pega es que tienen muchas pipas, pero si tratamos de escoger las calabazas más densas tendremos una buena cantidad de calabaza y un buen puñado de pipas para tostar :)
  • Calabaza cabello de ángel: son estas calabazas redondas y como con «piel de sapo» que parecen melones raros :P Con estas calabazas se hace el cabello de ángel. Al cocinarlas (especialmente al horno) quedan muy dulces y un poco pringosas. Si te gusta mucho el cabello de ángel prueba a hacer esta receta con este tipo de calabaza.
  • Calabaza mallorquina: son esas calabazas apepinadas y super largas que tienen a veces en los mercadillos (y en algunos supermercados). Son muy sabrosas y también sirven para platos salados. No tengáis miedo de comprar una entera, aunque os parezca enorme hay un montón de cosas que se pueden hacer con ella (y congelarlas) para que no resulte repetitiva ;)
  • Calabaza butternut: es la que se suele vender para cremas, guisos, sopas, etc., que tiene forma de cacahuete y es naranja pálido. Es dulce como la zanahoria más o menos, pero de sabor suave. También me gusta de estas calabazas que no suelen tener muchas pipas y que te pueden durar muchísimo tiempo (de un año para otro siempre que estén en un lugar fresco y seco, pero no en la nevera).

Y para endulzar más la tarta podéis usar dátiles (se abren, se quita el hueso, se dejan en remojo hasta que estén blanditos y se baten hasta que quede una pasta homogénea), ciruelas (probadlas primero para ver que estén muy dulces), plátano muy maduro (que ya esté un poco blando y amarronándose), etc.

Para darle consistencia a la masa de calabaza he utilizado almidón de tapioca, que forma un gel menos duro y más elástico que el almidón de maíz (maicena), pero si solo tenéis de maíz, lo podéis usar perfectamente, eso sí, sin pasarse, porque si añadís más de lo que recomiendo para el de tapioca lo que puede pasar es que se forme un gel duro y que salgan grietas en la superficie de la tarta. Que luego es comestible, pero no queda tan bonita ni tan cremosa ;)

Las almendras molidas le dan un aroma muy sutil que encaja perfectamente con el resto de ingredientes y lo hace más otoñal. Podéis probar a añadir castañas asadas (batiéndolas muy bien con la batidora hasta que no queden grumos) o nueces molidas, que también os va a gustar mucho :)

Y para las especias, si tenéis un molinillo podéis moler juntos anís estrellado, cardamomo, clavo, pimienta de Jamaica y semillas de hinojo y añadirlo también, que le da un aroma espectacular (echad un ojo a la receta de tarta de manzana especiada).

Poco más os puedo decir de la receta, así que si tenéis alguna duda, ya sabéis, poned un comentario ;)
Es una receta asequible en todos los aspectos, así que quiero ver ya vuestras fotos con las tartas de calabaza que hayáis preparado ;)

Por cierto: en breve abriré una pequeña tienda online para que podáis pedir los espiralizadores y otros utensilios :D

Imprimir

Tarta de calabaza Hokkaido

Una tarta tan deliciosa y espectacular como fácil de preparar :)
Tiempo de preparación 40 minutos
Raciones 6
Autor CreatiVegan.net

Ingredientes

  • 1 calabaza Hokkaido/potimarron de unos 700 g
  • 3 zanahorias medianas unos 190 g
  • 1 placa de hojaldre vegano o una masa casera (por ejemplo esta)
  • 2-3 cucharadas de melaza/melaza de granada/sirope de arce/sirope de agave
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo
  • ¼ de cucharadita de canela en polvo
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 2 cucharadas de almendras molidas
  • 3 cucharadas de almidón de tapioca

Elaboración paso a paso

  • Corta la calabaza por la mitad y retira las pipas. Corta la calabaza en trozos medianos.
  • Pela la zanahoria y córtala en trozos medianos.
  • Haz ambos ingredientes al vapor a fuego medio-alto durante 15 minutos o hasta que estén tiernos.
  • Deja que se temple.
  • Aplasta la calabaza y zanahoria hasta obtener un puré fino. Agrega las especias y endulzante, mézclalo y corrige de endulzante si fuese necesario.
  • Añade el resto de ingredientes y bátelo bien.
  • Precalienta el horno a 210ºC con calor arriba y abajo.
  • Forra un molde de 22-24 cm de diámetro con el hojaldre o la masa elegida, extiende dentro el relleno y dobla hacia dentro los bordes de masa. Opcionalmente se puede hacer decoración con los sobrantes de masa.
  • Hornea la tarta 25 minutos o hasta que se dore la masa y el relleno de calabaza.
  • Sácalo y deja que se enfríe antes de servir.

Notas

Puedes servir cada porción con una cucharada de nata montada vegana encima.
CreatiVegan.net

Ver Comentarios

  • ¡me encanta tu receta! Soy muy fan de las tartas y de la calabaza. Oye y muy bueno lo de la tienda online, estaré atenta :)

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

1 año ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

1 año ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

2 años ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

2 años ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

2 años ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago