window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');

 

Dificultad: muy fácil
Tiempo de preparación: 10 minutos
Raciones: para 2-4 personas
Ingredientes:

♥ 5-6 tomates grandes maduros bien rojos (1,2 kg)
♥ 1 trozo de pan del día anterior (de unos 10 cm de barra de pan)
♥ 2 dientes de ajo pequeños (o 1 grande)
♥ 2 cucharadas de aceite de oliva (sabor intenso)
♥ 2 cucharadas de vinagre de manzana
♥ 1 cucharadita de sal
♥ 3 cubitos de hielo (opcional, si quieres servirlo en el momento bien frío)

Lava muy bien los tomates y trocéalos (trozos medianos). Pela los dientes de ajo y quítales el nervio central. Corta el pan en 6-8 trozos.
Pon en la batidora (o en un recipiente alto para batidora de brazo) el pan, el ajo, el aceite, el vinagre y la sal y bátelo todo junto a velocidad alta 1-2 minutos, hasta que se haga una pasta. Si quieres puedes agregar unos hielos y picarlo todo junto.
Añade poco a poco y sin dejar de batir todos los trozos de tomate y bátelo todo junto 3-4 minutos, hasta que quede una crema suave y sin trocitos. Pruébalo y rectifica de sal si fuese necesario. Guárdalo en la nevera al menos media hora antes de servir.

Si lo quieres más fino, sin grumos, como el que suelen vender, cuélalo con un colador fino ayudándote de una cuchara, removiendo para que el líquido caiga en el recipiente y no tapone los agujeritos del colador. La pulpa sobrante la puedes servir como crema aparte o aprovechar para hacer salsa de tomate. También puedes añadir agua bien fría mientras bates para hacerlo más ligero, aunque el salmorejo tradicional es más denso que el gazpacho y no es para beber, si no para comer con cuchara o mojando pan.

Como veis en la foto lo he servido con granillo de almendra y una cucharadita de paté de olivas negras, una combinación estupenda (también vale paté de olivas verdes!). También se pueden poner unos trocitos de manzana, nueces, tomates secos… a mí desde luego me gusta mucho con una pizca de cualquier paté de olivas.

Para que quede de verdad rico, rico, el secreto está en los tomates. Bien rojos, bien madurados en la planta, a ser posible recién cogidos. Si son tomates que se recogieron aún verdes y han madurado en almacén (por el etileno que desprenden) es normal que no sepan a nada. Coge el tomate y huélelo, si dan ganas de meterle un bocado, úsalo. A finales de primavera y en verano están de temporada, así que encontrarás fácilmente tomates muy buenos y maduros a buen precio. Ve a la verdulería mejor que al supermercado.

El aceite de oliva que he usado es de la variedad picual de sabor intenso. Me gusta que se noten los sabores de todos los ingredientes y para ello prefiero añadir menor cantidad de aceite pero con más sabor. Con las especias igual, aunque para este plato no las haya usado (podéis añadir pimienta negra, cilantro, hierbabuena, menta o eneldo, que quedan muy bien, pero en pequeñas cantidades y preferiblemente en el momento de servir).

En muchos sitios se prepara con panes rústicos con mucha miga y bien prieta, como el pan de telera, colón, etc. Con estos panes queda mucho más cremoso, así que si puedes conseguirlo, mucho mejor. Y puede ser del día, no tienes que dejarlo necesariamente para el día siguiente.

Si no te puede el ansia y la prisa, mucho mejor. En lugar de batirlo todo como pongo en la receta, primero deshaz el pan con las manos y ponlo en un bol, trocea los tomates y ponlos por encima junto con el resto de ingredientes. Déjalo reposar para que el pan se empape bien. Después de esto será mucho más fácil batirlo y que no queden trocitos pero, eso sí, igualmente necesitas un poco de paciencia para que quede tan fino y jugoso como ha de ser. No vale con batir un poquito y ya, dale unos minutos y verás cómo el resultado es mucho mejor.

Una vez hecho guárdalo en la nevera en un recipiente bien cerrado, te durará 3-4 días y lo puedes usar en cualquier momento, tanto para acompañar platos como para picar.

Pues aquí tenéis otra receta super fácil, rápida y fresquita, como todas las que procuro subir ahora en verano ;)

CreatiVegan.net

Ver Comentarios

  • Quería preguntarte: si no tenemos pan de ayer, ¿se podría hacer con un pan pasado por el horno para que se endurezca? ¡gracias!

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

9 meses ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

10 meses ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

1 año ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

1 año ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

1 año ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago