window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');
Categorías: PastaTodos

Pasta scampi vegana

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 20 minutos
Raciones: para 2 personas
Ingredientes:

♥ 80 g de fideos Shanghai (sin huevo)
♥ 8-10 gambas veganas
♥ 150 ml de vino blanco
♥ 1 diente de ajo
♥ 1 cucharada de margarina vegetal o 2 de aceite de oliva
♥ 2 cucharadas de perejil fresco picado
♥ 1 cucharadita de concentrado de tomate
♥ 1/2 de cucharadita de sal

Pela el diente de ajo (quítale el nervio central) y machácalo o pícalo finamente. Pon en una sartén pequeña o mediana el aceite o la margarina a fuego medio-bajo y dora el ajo. Corta las gambas veganas por la mitad a lo largo y añádelas a la sartén. Agrega también la mitad del perejil y remuévelo bien. Puedes ponerlo a fuego medio un minuto para que se dore, removiéndolo constantemente. Vierte el vino blanco, la mitad de la sal y el concentrado de tomate, removiéndolo bien para que se deshaga. Cuando entre en ebullición baja el fuego y déjalo cocer 5-6 minutos (reducirá bastante).

Pon a hervir agua con el resto de la sal en una cacerola mediana, preferiblemente alta, para los fideos shanghai y cuécelos según las instrucciones del paquete. Si no dice nada, serán unos 4 minutos a fuego medio (hasta que la pasta esté tierna pero no pasada ni quebradiza).
Sácalos a un escurridor de pasta y de ahí a un bol para mezclar.
Mézclalos bien con la salsa y las gambas veganas que hemos hecho en la sartén y con el resto del perejil y sírvelo.

No es la primera vez que uso las gambas veganas, aunque creo que es la primera receta que subo con ellas como protagonistas. Las he usado para hacer brochetas, cócteles de «marisco vegano», arroz negro, paella marinera… La verdad es que las compro muuuuuuy de vez en cuando (como 1 vez al año) y me cunden un montón. Son del tamaño de langostinos grandes y los corto por la mitad a lo largo (así obtengo 2 por cada pieza), y depende para lo que sea también las corto a lo ancho (4 por pieza). Tienen la misma forma, tienen rayitas rojas, huelen y saben igual pero no son gambas. A la hora de cocinar con ellas tenéis que tener en cuenta:
– no son gambas (vale, eso ya lo he dicho), sino un preparado que viene ya hecho y congelado, lo que significa que no necesitan cocción previa, sólo descongelar.
– ya están hechas (lo que acabo de decir), por lo que sólo necesitarán un golpe de calor o tostarlas ligeramente para terminar el plato.
– se secan rápidamente cuando las freímos, doramos o asamos, así que si las vas a dorar o tostar, que sea a fuego fuerte durante muy poco tiempo (como mucho 1 minuto, lo justo para que cojan color). Al horno y en otras preparaciones, mejor con caldo o agua para que no se sequen y queden tiesas y duras.
– pierden el aroma y sabor rápidamente si las cocinamos demasiado tiempo y en según qué líquidos. Si usas caldos con sabores demasiado fuertes ni transferirá sabor ni tendrá su propio sabor, y lo mismo sucede si las hacemos a la plancha demasiado tiempo o hervidas más de la cuenta salvo en el caso de paellas y arroces similares en los que la cantidad de agua va menguando con la cocción hasta quedar seco.

Aparte de las que veis en esta receta las venden de otros estilos, más pequeñas, rebozadas, etc. Si no las habéis probado nunca os recomiendo estas para empezar, y que planeéis 4 o 5 platos con ellas en los que las cocinéis de diferentes formas (o descongeladas para picar y mezclar con mayonesa vegetal).
Si queréis potenciar más su sabor, añadidles una pequeña cantidad de caldo hecho con un trocito de alga kombu o nori.

La verdad es que este plato iba con tallarines de trigo normales y corrientes, pero al final cogí de la despensa estos fideos Shanghai que se hacen en mucho menos tiempo. Usad la pasta que queráis, sólo hay que mirar el tiempo de cocción. Bueno, también cambia la textura y un poco el sabor, pero si eso no os importa mucho usad la pasta que tengáis por casa. Los fideos Shanghai se pueden encontrar en supermercados orientales, vienen en paquetes cilíndricos y es una pasta larga fina muy blanca (si es amarilla es que lleva huevo). Precisa poco tiempo de cocción (de 3 a 4 minutos) y quedan unos fideos suaves y elásticos muy agradables. Si están muy blandurrios y se rompen al cogerlos, es que te has pasado de cocción. Lo mejor, ante la duda, es ir probándolos cada minuto. Sacar uno, soplar y probar.
Otros fideos que quedan muy bien para este plato son los de ramen, esos paquetitos cuadrados de pasta casi instantánea (1-2 minutos) que venden solos con sobres de caldo en polvo. Esos son un poquito más gruesos que los Shanghai y su textura, salvo que te pases de cocción, es más firme.

Otras especias que se pueden añadir: tomillo, pimentón dulce (normal, no ahumado), romero, eneldo, pimienta blanca y albahaca. Cuestión de gustos, como siempre, pero os recomiendo estas por su afinidad con el resto de ingredientes, y siempre en poca cantidad ;)

CreatiVegan.net

Ver Comentarios

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

1 año ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

1 año ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

2 años ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

2 años ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

2 años ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago