window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');
Categorías: PastaTodos

Hormiga sube al árbol, versión vegana

Estaba pensando posibles nombres alternativos para este plato, como «hormiga sube al árbol pero porque quiere, ¿eh? no la obligo», o «hormigas de soja suben al árbol» o «蚂蚁上树 vegano», pero al final se ha quedado con su nombre original, que seguro que os suena mucho más ;)

Es un plato que es (o era) muy común en los restaurantes chinos. No lleva hormigas ni nada parecido, es un simple plato de fideos de celofán con carne picada, que sustituiré con soja texturizada, y algunos condimentos.

Está muy bien, además de por el sabor, porque se hace rápido ;)

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 15 minutos
Raciones: para 2 personas
Ingredientes:

♥ 2 manojos/porciones de fideos de judía mungo (fideos de celofán)
♥ 1 taza de caldo de shiitake (más abajo lo explico)
♥ ½ taza de soja texturizada fina
♥ 2 cucharadas de aceite de oliva
♥ 1 diente de ajo picado bien fino
♥ aprox. 1 cucharadita de jengibre picado bien fino
♥ 1 cucharada de pasta de judías fermentadas (sirve también el doenjang coreano)
♥ 1 cucharada de vinagre de chinkiang
♥ 2 cucharadas de salsa de soja
♥ 2 cebollas de primavera (spring onion)
♥ una pizca de chili en copos o seco (opcional, si lo quieres picante)
♥ 1 cucharadita de aceite de sésamo (opcional)

Lo primero que debemos tener hecho es el caldo de shiitake, que podemos hacerlo de una de estas dos formas (si no teníamos ya hecho, claro):

a. Pon en un bol o tupper 1,5 tazas de agua caliente y 3 setas shiitake y déjalo reposar al menos media hora (hasta que el agua coja color y las setas estén tiernas).

b. Pon en un tupper el agua y las shiitake y mételo al microondas a máxima potencia 3 minutos. Cada 45 segundos más o menos sácalo y remuévelo. Cuando acaben los 3 minutos tendrás el caldo listo (y muy caliente, ten cuidado).

Seguimos con la receta.

Pon a hervir un cazo con agua (más o menos 3 tazas), lo usaremos para hidratar los fideos.

Lava las cebollas de primavera y pícalas finas. Separa las partes blancas de las verdes.

Calienta en una sartén antiadherente el aceite de oliva a fuego medio-alto. Pon el ajo, jengibre y partes blancas de las cebollas de primavera y remuévelo bien. Cuando empiece a ponerse todo ello aromático, añade la pasta de judías y mézclalo rápidamente. Agrega la soja texturizada y mézclalo lo mejor que puedas. Añade el vinagre y la salsa de soja y remuévelo. Si quieres ponerle picante, hazlo ahora.
Añade 3/4 de taza de caldo de shiitake y remuévelo. Deja que se cueza hasta que no quede apenas líquido.

El agua de la cacerola ya estará hirviendo, así que mete los fideos de judías mungo y apaga el fuego. En unos 3 minutos estarán blanditos y se podrán remover. Cuando estén así escúrrelos en un escurridor de pasta y enfríalos con agua del grifo. Esto nos ayudará a conservar su textura.

Cuando a la soja texturizada le quede poco o nada de agua haz un hueco en el centro y pon los fideos. Como son muy largos puedes cortarlos con unas tijeras de cocina (yo recomiendo hacerlo, así las «hormigas» podrán subir mejor a tu árbol de fideos).
Saltéalo todo junto 3-4 minutos, procurando que no queden fideos sin teñir con el jugo de la salsa de soja y pasta de judías. Es más fácil si remueves con palillos.

Añade el resto del caldo de shiitake y las partes verdes de las cebollas de primavera. Mézclalo bien y sírvelo caliente, si quieres, con una cucharadita de aceite de sésamo por encima.

El plato en sí es muy sencillo, espero no haberos liado más con las explicaciones :P Es solo hidratar fideos mientras se hace la soja texturizada y luego saltearlo todo junto. En 10 minutos lo tienes listo ;)

Los fideos de judía mungo o de celofán son esos casi transparentes, enteros pero elásticos, que tienen muchas veces en los restaurantes chinos. Están hechos con almidón de judía mungo (lo que llamamos «soja verde», por eso tienen esa textura y esa transparencia.

Los podéis encontrar en supermercados orientales, junto con el resto de fideos y tallarines. Tienen un aspecto parecido a los fideos de arroz pero especifican que son «mung bean noodles», «cellophane noodles», «glass noodles» o «longkou vermicelli». Suele haber también fideos parecidos hechos on otros almidones, por ejemplo de boniato (también sirven).
Mirad siempre las instrucciones que vienen en los paquetes (si están en inglés o algún idioma que podáis leer) por si necesitan más o menos cocción. Lo normal es que ponga que están listos en 5 minutos, pero para este plato los sacamos antes ya que después van a ir a la sartén y no queremos que se nos pasen ni se rompan.
Lo que pasa si los cocemos demasiado es que dejan de tener una textura entera y elástica para parecer algo así como goma derretida, demasiado blanda y además viscosa.

En lugar de hervirlos varios minutos también podemos ponerlos en un bol, echarles el agua hirviendo y dejarlos reposar hasta que toque ponerlos en la sartén.

La pasta de judías que comentaba es como la que suelo usar de judías negras, pero hecha con soja. En supermercados orientales suele haber una versión china («pasta de judías»), que suele venir en botes de cristal, y otra coreana («doenjang»). Son muy parecidas, así que se puede usar cualquiera de las dos.

Esta es la que he usado yo, coreana, porque no me quedaba la pasta china.
El doenjang se produce de forma similar al miso, se hace una especie de pasta con soja y se fermenta, aunque el proceso es diferente. En el doenjang de puedes encontrar algunos trozos de soja partida (son muy blanditos), no se muele completamente. Con esa soja machacada se hacen unos paquetes y se fermentan con Bacillus subtilis. Pasado un tiempo (tradicionalmente meses), se cubre con salmuera y se deja fermentar de nuevo en tinas de barro.
El resultado es una pasta no tan compacta como el miso, con trocitos, que se utiliza para hacer salsas, salteados y condimentos.

A mí me gustan mucho todas estas pastas fermentadas, duran mucho en la nevera y les doy bastantes usos, sobre todo cuando hago guisos :) Su sabor es más parecido a la salsa de soja que al miso. También es salado, pero tiene otro aroma, otro sabor que se desarrolla mucho mejor si doramos unos segundos la pasta en la sartén antes de mezclarla con el resto de ingredientes. Es peculiar, lo sé, no es una cosa tan conocida aquí como la salsa de soja, por eso si no lo encuentras puedes usar miso o añadir un poquito más de salsa de soja (1 cucharada). No será lo mismo, pero el resultado también estará bueno.

En la cocina de Sichuan se hace con pasta picante, doubanjiang, así que si quieres puedes hacerlo con esa pasta.

El sabor global del plato depende de todos los ingredientes que usamos, que como se puede ver son poquitos y en pequeñas cantidades, así que cualquier variación que hagáis se notará, pero no siempre tiene que ser para mal, salvo que hagáis una barbaridad (ponerle una piruleta o yo qué sé) siempre quedará bueno ;)

A veces las hormigas no pueden subir al árbol. La gracia del plato es que los trocitos de soja texturizada queden entre los fideos, no que se queden en el fondo, y como la soja texturizada no es nada pegajosa tenemos que echarles una mano ;)
Por un lado, cortar los fideos es muy recomendable, si son muy largos es más difícil mezclarlos, así que pégales uno o dos cortes con unas tijeras de cocina después de escurrirlos.
Por otro, como puede que aún así no se mezcle bien, lo que podemos hacer es mezclar 1 cucharadita de almidón de maíz + 2 cucharadas de agua y añadirlo casi al final de la cocción, cuando incorporemos el resto del caldo de shiitake. Así la salsa (que de todas formas queda muy poquita, no es un plato caldoso) será un poquito más viscosa y ayudará a que, al mezclar, la soja texturizada se mezcle bien con los fideos.

Podéis buscar recetas tradicionales de este plato típico de Sichuan, aunque todas llevan carne, pero para haceros una idea de cómo lo hacen allí (y veganizarlo, claro). En esta receta por ejemplo añaden también zanahoria, en esta otra más picante (la pasta fermentada picante + chilis secos en aceite), en esta se añaden chalotas y azúcar, y en esta versión taiwanesa se usan dos tipos de pasta de judías fermentada. Echadles un vistazo y buscad también versiones taiwanesas, que suelen añadir otros ingredientes y os pueden dar más ideas :)

Y así es como las hormigas suben al árbol :)

El nombre del plato supuestamente viene de eso, de que los trocitos pequeñitos parecen trepar por los fideos. Es gracioso, cuando estaba haciéndolo me llamaron por teléfono y dije «espera un momento, que tengo las hormigas al fuego» y claro, sonó un poco raro xD

En fin, que además de estar bueno puede ser hilarante :P

Como lo veis :) (y gracias a Silvia, que además de ser muy maja es Dietista-Nutricionista). El libro salió a la venta el 26 de noviembre y desde principios de febrero ya hay segunda edición :D

¡Menuda pasada! :D En un par de meses ya tenemos segunda edición
Eso es que os ha gustado ;) Tanto Lucía como yo recibimos muchos mensajes a diario en los que nos comentáis el libro, nos enviáis fotos, etc. y no sabéis la ilusión que nos hace (*⌒∇⌒*)
Ambas seguimos trabajando también para poneros gráficos y artículos que complementen la información del libro, así no os quedaréis con dudas, ¡que nos gusta hacer bien las cosas! :)
Podéis echar un vistazo en la sección de nutrición por ejemplo, que la hemos ido llenando de cosas muy útiles para el día a día. Como aquí solo hablo de cocina os vendrá muy bien :)

Y qué voy a decir, que muchas gracias a tod@s

P.D.: Feliz año nuevo chino :) 新年好 ?

 

Imprimir

Hormiga sube al árbol, versión vegana

Cómo preparar un clásico de la cocina de Sichuan, con pocos ingredientes, fácil y rápido.
Tiempo de preparación 15 minutos
Raciones 2
Autor Virginia García - CreatiVegan

Ingredientes

  • 2 manojos/porciones de fideos de judía mungo fideos de celofán
  • 1 taza de caldo de shiitake más abajo lo explico
  • ½ taza de soja texturizada fina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo picado bien fino
  • aprox. 1 cucharadita de jengibre picado bien fino
  • 1 cucharada de pasta de judías fermentadas sirve también el doenjang coreano
  • 1 cucharada de vinagre de chinkiang
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cebollas de primavera spring onion
  • una pizca de chili en copos o seco opcional, si lo quieres picante
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo opcional

Elaboración paso a paso

Para el caldo de shiitake

    Lo primero que debemos tener hecho es el caldo de shiitake, que podemos hacerlo de una de estas dos formas (si no teníamos ya hecho, claro)

    • a. Pon en un bol o tupper 1,5 tazas de agua caliente y 3 setas shiitake y déjalo reposar al menos media hora (hasta que el agua coja color y las setas estén tiernas).
    • b. Pon en un tupper el agua y las shiitake y mételo al microondas a máxima potencia 3 minutos. Cada 45 segundos más o menos sácalo y remuévelo. Cuando acaben los 3 minutos tendrás el caldo listo (y muy caliente, ten cuidado).

    Siguiendo la receta

    • Pon a hervir un cazo con agua (más o menos 3 tazas), lo usaremos para hidratar los fideos.
    • Lava las cebollas de primavera y pícalas finas. Separa las partes blancas de las verdes.
    • Calienta en una sartén antiadherente el aceite de oliva a fuego medio-alto. Pon el ajo, jengibre y partes blancas de las cebollas de primavera y remuévelo bien. Cuando empiece a ponerse todo ello aromático, añade la pasta de judías y mézclalo rápidamente. Agrega la soja texturizada y mézclalo lo mejor que puedas. Añade el vinagre y la salsa de soja y remuévelo. Si quieres ponerle picante, hazlo ahora.
    • Añade 3/4 de taza de caldo de shiitake y remuévelo. Deja que se cueza hasta que no quede apenas líquido.
    • El agua de la cacerola ya estará hirviendo, así que mete los fideos de judías mungo y apaga el fuego. En unos 3 minutos estarán blanditos y se podrán remover. Cuando estén así escúrrelos en un escurridor de pasta y enfríalos con agua del grifo. Esto nos ayudará a conservar su textura.
    • Cuando a la soja texturizada le quede poco o nada de agua haz un hueco en el centro y pon los fideos. Como son muy largos puedes cortarlos con unas tijeras de cocina (yo recomiendo hacerlo, así las "hormigas" podrán subir mejor a tu árbol de fideos).
    • Saltéalo todo junto 3-4 minutos, procurando que no queden fideos sin teñir con el jugo de la salsa de soja y pasta de judías. Es más fácil si remueves con palillos.
    • Añade el resto del caldo de shiitake y las partes verdes de las cebollas de primavera. Mézclalo bien y sírvelo caliente, si quieres, con una cucharadita de aceite de sésamo por encima.

    Notas

    Puedes añadir 1 cucharadita de almidón de maíz (maicena) mezclada con 2 cucharadas de agua para facilitar que se pegue la soja texturizada a los fideos.
    CreatiVegan.net

    Entradas recientes

    Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

    Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

    1 año ago

    Parmigiana vegana de Zaraida

    Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

    1 año ago

    Norfolk dumplings en sopa de verduras

    La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

    2 años ago

    Poutine vegano

    Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

    2 años ago

    Flan de plátano

    Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

    2 años ago

    Casserole de macarrones y hamburguesa

    Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

    2 años ago