window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');

Falafel de urad dal

Cuando se trata de albóndigas y croquetas nadie dice que no, ¿verdad? Pues el falafel es como una mezcla de albóndiga y croqueta, crujiente por fuera y… ¿esponjoso por dentro? Con urad dal sí, por eso lo he usado para esta receta. En lugar de garbanzos he usado urad dal (podéis pinchar en el enlace para ver qué es eso) y ahora tengo un montón de falafel que por dentro son tiernos y esponjosos como nubes (bueno, no tanto :P). Echad un vistazo a la receta porque es bastante simplona:

Dificultad: media
Tiempo de preparación: 30 minutos + tiempos de reposo
Raciones: para 35-40 falafel
Ingredientes:

♥ ¾ de taza de urad dal
♥ ½ cebolla mediana
♥ aprox. 1 taza de cilantro fresco
♥ aprox. ½ taza de perejil fresco
♥ aprox. ¼ de cucharadita de sal
♥ 1 cucharadita de cominos (o un poco menos de ½ cucharadita de comino en polvo)
♥ 2 cucharadas de tahini blanco (o 1 de tahini tostado)
♥ ¼ de cucharadita de pimentón dulce
♥ 2 dientes de ajo (pelados y sin nervio)
♥ 2 cucharadas de pan rallado (opcional)
♥ aceite de oliva o de girasol para freír

Lava el urad dal y déjalo en remojo con abundante agua durante al menos 6 horas (puedes dejarlo de un día para otro).

Escurre el urad dal con un colador y ponlo en un bol o en el vaso de la batidora junto con el resto de ingredientes (excepto el aceite).

Bátelo todo junto hasta obtener una crema homogénea. Déjalo reposar 15 minutos.

Comprueba la masa, tiene que ser fácil de dar forma (más o menos como la masa del falafel de garbanzo pero más fina). Si está muy líquida añade un poco más de pan rallado (o añádelo si no lo hiciste en un primer momento) y déjalo reposar 5 minutos.
Remueve la masa con una cuchara.

Calienta en una sartén o cacerola abundante aceite (al menos suficiente para cubrir los falafel hasta la mitad) a fuego medio-alto (175ºC).

Forma los falafel a mano, con una cuchara o con un molde para falafel (entre 1 y 1,5 cucharadas de masa por falafel) y ve poniéndolos directamente en el aceite. Pon solo los que quepan sin apilar. Deja que se doren por un lado y dales la vuelta.
Sácalos a un plato con papel de cocina absorbente cuando se hayan dorado por ambos lados (serán unos 4-5 minutos en total). Repite la operación con el resto de masa.

Puedes congelarlos una vez hechos (o congelar la masa para hacerlos otro día).

Si quieres hacerlos al horno, precaliéntalo con calor arriba y abajo a 200ºC. Coloca los falafel en una bandeja de horno con papel para hornear (sin que se toquen) y hornéalos 16-18 minutos a altura media, hasta que empiecen a dorarse. Puedes pincelarlos con aceite antes de meterlos al horno.

Y ya está. Sírvelos calentitos con ensalada, patés vegetales, pan de pita, arroces… lo que quieras! Para picar están muy bien porque son como croquetas, y te sirven para un bocadillo rápido con pan de pita o una tortilla de maíz o trigo.

Yo los he servido con ensalada de hojas frescas, arroz basmati con seitán (picado muy fino), babaganoush con granada, chips de verduras y limón. Tan ricamente ;)

¿Y por qué falafel de urad dal que no sé ni qué narices es eso? Pues porque me gusta complicar las cosas :P No, ya en serio, otras veces he cocinado con este ingrediente (podéis pinchar en el enlace que he puesto para ver qué es y dónde se compra) y me encanta que se convierta en una masa esponjosa al batirlo. El sabor es genial también, suavecito, pero sigue sabiendo al falafel de toda la vida por las especias (sobre todo el cilantro). Podéis echar un vistazo a lo que comento en las recetas de medu vada y tortitas de urad dal para haceros una idea. Esponjosidad y ternura por dentro, crujientor por fuera… pues por eso he usado urad dal ;) Me gusta encontrar múltiples usos para cada ingrediente, por estrafalarios que puedan parecer. Me pongo contenta cada vez que hago algo nuevo, aunque sea un apaño o algo que se me ha ocurrido en un momento, por eso siempre sigo tratando de inventar cosas :)

La mejor parte de estos falafel es comerlos, por supuesto, aunque el exagerado aroma que impregna toda la casa mientras se están haciendo abre un apetito voraz que después puede hacer que te comas una buena cantidad casi sin darte cuenta, así que empieza a hacer el resto de platos antes o mientras se hacen los falafel. Prepara la ensalada, los patés vegetales, las salsas que quieras usar, el arroz, hojas de parra, lo que sea.

Así se ven por dentro. Esponjosos y verdes. Por fuera crujen y por dentro están muy tiernos. Procura que el aceite no se caliente demasiado porque si no por fuera se dorarán rápido pero por dentro no se harán del todo y quedarán cremosos. Si están cremosos es que la masa no se ha cocido bien. En general tardan poquito, pero depende de lo gruesos que sean tus falafel, así que controla el aceite y procura que no tarden menos de 2 minutos en dorarse por cada lado para asegurar un interior bien hecho, tierno, esponjoso, suave y jugoso. Si tardan mucho es que el aceite no está lo suficientemente caliente y lo que puede pasar es que se te vayan desintegrando los falafel en la sartén y/o que absorban aceite y además se doren poco e irregularmente. Ni tanto ni tan poco, solo controla el aceite, vigílalo, muévelos, dales la vuelta, etc.

Como salen muchos lo que hago es congelarlos, así tengo siempre listos para cuando no hay tiempo o cuando me apetecen. Puedo tirar de sobras de otros días y montar un plato combinado con ellos, hacerme un bocadillo o sándwich, ponerlo para picar cuando viene alguien a casa, o inventar platos nuevos aprovechando que esto ya está hecho. Por ejemplo, podemos hacer con ellos un guiso:

Como si fueran albóndigas (que en el fondo lo son). Calabacín, puerro, cebolla, ajo, zanahoria, brócoli, unos falafel, caldo de verduras, algunas especias, salsa de soja, hojita de laurel y dejar que hierva. Y para espesar, una patata cocida y machacada con el tenedor, a la olla y remover. Esta idea de añadir la patata me la dio Samwise Gamgee.

Po-ta-toes! Boil them, mash them, stick them in a stew.

Y queda un guiso alucinante :) Esto mismo lo puedes hacer también con el falafel de garbanzos de toda la vida o el de habas (ver Recetas Festivas, página 65).

Poco más os puedo decir de estos falafel, es lo mismo que hacerlos de garbanzo pero con otra legumbre, en este caso una que tiene la peculiaridad de formar una masa mucilaginosa que después queda super tierna y esponjosa :) Tenéis que probar a hacer más cosas con ingredientes comunes, con lo que tengáis por casa y con los que compréis para experimentar ;)

Y cambiando de tema, he pedido más espiralizadores, cuando los tenga habilitaré un botón de compra o similar para que los podáis pedir. Esta vez creo que hay suficientes unidades, he pedido acorde con los mails que me habéis enviado y alguno más. Pues eso, atent@s que pronto estarán disponibles ;)

 

Imprimir

Falafel de urad dal

Unos falafel como los de garbanzo de toda la vida, pero con urad dal, igual de sencillos y exquisitos.
Tiempo de preparación 40 minutos
Autor CreatiVegan

Ingredientes

  • ¾ de taza de urad dal
  • ½ cebolla mediana
  • aprox. 1 taza de cilantro fresco
  • aprox. ½ taza de perejil fresco
  • aprox. ¼ de cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de cominos o un poco menos de ½ cucharadita de comino en polvo
  • 2 cucharadas de tahini blanco o 1 de tahini tostado
  • ¼ de cucharadita de pimentón dulce
  • 2 dientes de ajo pelados y sin nervio
  • 2 cucharadas de pan rallado opcional
  • aceite de oliva o de girasol para freír

Elaboración paso a paso

  • Lava el urad dal y déjalo en remojo con abundante agua durante al menos 6 horas (puedes dejarlo de un día para otro).
  • Escurre el urad dal con un colador y ponlo en un bol o en el vaso de la batidora junto con el resto de ingredientes (excepto el aceite).
  • Bátelo todo junto hasta obtener una crema homogénea. Déjalo reposar 15 minutos.
  • Remueve la masa con una cuchara.
  • Calienta en una sartén o cacerola abundante aceite (al menos suficiente para cubrir los falafel hasta la mitad) a fuego medio-alto (175ºC).
  • Forma los falafel a mano, con una cuchara o con un molde para falafel (entre 1 y 1,5 cucharadas de masa por falafel) y ve poniéndolos directamente en el aceite. Pon solo los que quepan sin apilar. Deja que se doren por un lado y dales la vuelta.
  • Sácalos a un plato con papel de cocina absorbente cuando se hayan dorado por ambos lados (serán unos 4-5 minutos en total). Repite la operación con el resto de masa.
  • Si quieres hacerlos al horno, precaliéntalo con calor arriba y abajo a 200ºC. Coloca los falafel en una bandeja de horno con papel para hornear (sin que se toquen) y hornéalos 16-18 minutos a altura media, hasta que empiecen a dorarse. Puedes pincelarlos con aceite antes de meterlos al horno.
  • Sírvelos calientes con ensaladas, hojas de parra, arroces, etc.
CreatiVegan.net

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

1 año ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

1 año ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

2 años ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

2 años ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

2 años ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago