window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');

Cheetorrones

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 20 minutos + tiempos de reposo
Raciones: para 2-3 personas
Ingredientes:

♥ 200 g de macarrones
♥ 1 pimiento lamuyo rojo, preferiblemente grande, asado, en aceite*
♥ 200 g de almendras crudas peladas
♥ 4 cucharadas de levadura de cerveza desamargada
♥ 1 cucharada de salsa de mostaza
♥ 1 cucharada y 1/2 de cebolla en polvo
♥ 2 cucharaditas de ajo en polvo
♥ 1 cucharada de cúrcuma
♥ 1 cucharadita de sal
♥ 2 cucharadas de margarina vegetal
♥ 1 cucharada de harina de trigo integral

Importante antes de empezar: lee la receta entera y las notas que añado siempre al final. La receta se hace en 20 minutos pero requiere que algunos ingredientes estén preparados de antemano.
Esta receta está adaptada de los Cheetorrones de Veganos Almería, en las notas os explico lo que he cambiado.
* El pimiento asado ha de ser casero, y preparado como mínimo el día antes. Aprovecha y no pongas el horno para hacer 1 solo, mete 6 u 8 pimientos. Lávalos bien, ponte un poco de aceite en las manos y úntalos antes de meterlos al horno (facilita después la tarea de retirar la piel). Mételos al horno a 200ºC durante aproximadamente 50 minutos. Cuando lleven 25-30 minutos dales la vuelta.
Deja que se enfríen un poco, quítales la piel con cuidado y guárdalos en un bote o tupper con aceite de oliva virgen (cualquiera con sabor suave).
Deja las almendras en remojo como mínimo 4 horas antes (las puedes dejar toda la noche).

Pon a hervir en una cacerola mediana (preferiblemente antiadherente y de fondo grueso) 2 litros de agua con una pizca de sal. Cuando empiece a hervir añade la pasta, ponlo a fuego medio-bajo y déjalo cocer los minutos que especifique en el paquete para «al dente«.

Mientras hierve el agua podemos ir haciendo la salsa. Escurre las almendras y ponlas en el vaso de la batidora (también se puede hacer con una batidora de brazo, hazlo en el vaso alto y estrecho que suele venir con la batidora). Bátelas a velocidad alta durante 2-3 minutos, añadiendo poco a poco 1 vaso de agua (200 ml), hasta que se forme una crema blanca homogénea (no te preocupes si al probarla tiene una textura «arenosa»). Sigue batiendo y añadiendo primero el pimiento rojo, después la levadura de cerveza, mostaza, ajo, cebolla, cúrcuma y sal. Si te parece que la mezcla está muy espesa o apegotonada, puedes añadir hasta 100 ml más de agua.

Una vez cocida la pasta al dente sácala a un colador de pasta y vuelve a poner la cacerola al fuego. Pon la margarina en la cacerola y, removiendo lentamente, deja que se deshaga. Agrega la harina poco a poco, removiendo bien, para formar una crema con un tono dorado que nos indicará que la harina se ha tostado (y desaparece el sabor a harina cruda). Incorpora rápidamente la crema que hemos hecho en la batidora y mézclalo muy bien. Ponlo a fuego lento para evitar que se tueste rápidamente. Añade los macarrones y deja que se cueza todo junto de 2 a 3 minutos, removiendo constantemente.
Sírvelo caliente.

Como comentaba al principio, esta es la receta de Cheetorrones de Veganos Almería, que he adaptado haciendo pequeños cambios. El primero es que he utilizado almendras en lugar de anacardos. Últimamente no encuentro anacardos crudos que tengan buen aspecto y no sean absurdamente caros. En general todos los frutos secos están bastante caros, pero los anacardos y los piñones se llevan el premio, con precios que rondan los 16€ el kg, y no precisamente de una calidad aceptable. Así que me he ido a algo más común y barato: almendras crudas peladas. Lo bueno de las almendras es que son más baratas y las encuentras en más sitios, aportan poco sabor y sirven para un montón de cosas, y lo malo es que por muy bien que las piques siempre suelen quedar un poco arenosas, al contrario que los anacardos y cacahuetes, que por su mayor contenido en grasas se pueden convertir en crema suave con unos minutos batiendo. Pero no os preocupéis por esto, porque la textura se suaviza mucho con la cocción de la salsa.

Otra de las variaciones es la utilización de la harina para hacer un roux en lugar de incorporarla a la crema en crudo. El propósito de esta mezcla suele ser espesar salsas o hacer de base de éstas (por ejemplo en la bechamel), además de conferir suavidad a la textura de la salsa. Para esta receta me ha parecido más apropiado hacer el roux y después incorporar la crema que añadir la harina directamente al batido, puesto que, aunque después lo mezclamos con los macarrones y lo cocemos unos minutos, la harina se dispersa por toda la salsa y por muy bien que removamos no terminará de tostarse, pudiendo quedar un ligero sabor a harina cruda y/o haciendo que la salsa nos resulte excesivamente pesada. Para incorporarla directamente a la salsa, en crudo, necesitaríamos después una cocción más prolongada y más uniforme, por ejemplo metiéndolo al horno, que es la preferencia de cocción para recetas de mac and cheese iguales que esta.
También, ya que estaba comentando que hemos de cocer la salsa junto con los macarrones unos minutos, os recomiendo que os queden al dente, porque si están demasiado cocidos o pasados, al remover (tened en cuenta que la salsa espesa bastante) se nos romperán los macarrones y parecerá una plasta con un aspecto y color algo desagradables.

Con respecto a las especias también he hecho cambios, ajustando las cantidades de ajo y cebolla para que sus sabores no predominen por encima de los demás. Si te gustan los sabores muy fuertes utiliza las cantidades originales (2 cucharadas de cebolla en polvo y 1 cucharada de ajo en polvo).

La levadura de cerveza es imprescindible que sea desamargada. La normal ni huele ni sabe igual, y aunque le dará sabor, no es el que buscamos. La levadura de cerveza desamargada se puede encontrar en herbolarios, tiendas de dietética y tiendas especializadas, la hay Bio y normal, y tiene un peculiar sabor y olor a queso bastante sensible a la cocción, por lo que siempre que la usemos tendremos que tenerlo en cuenta. Una cocción muy prolongada y con temperaturas muy altas hará que ese olor y sabor se vayan desvaneciendo.

La pasta puede ser la que queráis, por eso no hay problema. Pueden ser macarrones, espaguetis, tallarines, conchas, tiburones, lazos… de trigo, de arroz o de maíz. La única diferencia que puede haber es el tiempo de cocción.
La harina también se puede sustituir por harina de espelta, por ejemplo.
El pimiento es imprescindible que sea asado casero, de los grandes (lamuyo, no italiano ni de piquillo) porque sí influye para el sabor. Aunque al final, cuando probemos los cheetorrones, no nos sepan a pimiento, en conjunto los sabores se han mezclado y han propiciado el color y aroma de cheddar. Con otros pimientos el sabor puede cambiar bastante, pero no pasa nada si os animáis a experimentar con variedades de pimiento ;)
Lo de envasarlo con aceite de oliva es en primer lugar por imitar fielmente la receta original. No es lo mismo un pimiento asado tal cual que guardado en aceite de oliva, al añadirlo también nos llevamos parte de ese aceite que ha potenciado el sabor del pimiento y que se ha impregnado con sus sabores, además del jugo que nos queda dentro del pimiento después de asarlo. No lo he especificado en la receta, pero cuando vayáis a incorporar el pimiento quitadle la parte superior verde y las semillas (si cae alguna no pasa nada).
Antes de que se me olvide: si queréis un sabor más fuerte aún, preparad la crema antes de cocer la pasta (dejadla reposando todo ese tiempo, tapada).

En realidad, si os fijáis bien, lo que más sabor confiere a nuestro cheddar vegano es la levadura de cerveza y el pimiento con las especias y lo que lo hace cremoso son las almendras o anacardos, así que partiendo de esta base tengo pendiente de subiros una receta similar: canelones con crema de cheddar. Dadme tiempo, que tengo muchas recetas en cola :P

+Shere, a ver si actualizas el blog más a menudo ;)

CreatiVegan.net

Ver Comentarios

  • Wow, un honor ver aquí una receta mia, y con clase de cocina gratis!!! Tomo nota de tus consejos, como siempre. Y lo de acutalizar el blog, que mas quisiera yo, trabajo de lunes a lunes hija, y dando gracias de que no nos falte!!.
    Enhorabuena y gracias por todo, un abrazo grande.

    • @ShereSadeh Jeje, bueno, cuando tengas algún ratillo aprovecha, que supongo que tendrás que comer todos los días ;) No sé si lo he puesto, pero estaban cojonudos buenísimos :D

      @Ana espero que te guste, y supongo que Shere te dirá lo mismo :)

  • Magnífica receta, buenísima y muy contundente. Todo un lujo poder servirla a mis invitados.
    Un abrazo.

    Ana R.A.

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

1 año ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

1 año ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

2 años ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

2 años ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

2 años ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago