window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');
Categorías: TodosVerduras

Calabacines rellenos de soja barbacoa con bechamel

Dificultad: media
Tiempo de preparación: 35-45 minutos
Raciones: para 4 personas
Ingredientes:

♥ 2-4 calabacines (unos 800 g en total, 4 calabacines si son pequeños, 2 si son grandes)

Para la soja barbacoa
♥ 2 cucharadas de aceite de oliva + 1 cucharadita extra
♥ aprox. 1 taza de soja texturizada fina o media (unos 80 g)

Hierbas y especias
♥ ½ cucharadita de tomillo
♥ ½ cucharadita de romero (picado o molido)
♥ ½ cucharadita de salvia (seca, picada o molida)
♥ 3 hojitas de hierbabuena picadas bien finas (o ¼ de cucharadita de hierbabuena seca)
♥ una pizca de sal
♥ 1 diente de ajo picado (pelado y sin nervio)
♥ ½ cucharadita de cebolla en polvo
♥ ¼ de cucharadita de pimentón ahumado o pimentón de la Vera (opcional)
♥ 1/8 de cucharadita de pimienta negra molida
♥ 1 hoja grande de laurel (opcional)

♥ 1 cucharadita de vinagre balsámico de Módena
♥ 2 cucharadas de salsa de soja
♥ ¼ de pastilla de caldo de verduras (o ¼ de cucharadita si tienes caldo en polvo)
♥ aprox. 1 taza de agua
♥ 1 cucharadita de pasta de soja negra fermentada (o 1 cucharada extra de salsa de soja)
♥ 2 cucharadas de ketchup (casero o comprado)
♥ 2 cucharadas de tomate frito o salsa de tomate (casera o comprada, yo he utilizado la salsa de tomate del jollof rice)
♥ 2 cucharadas de vinagre de arroz
♥ unos 50 ml de agua (por si se te seca la mezcla)
♥ 1 cucharada de humo líquido (si no tienes no pasa nada, puedes omitirlo, pero es muy recomendable para esta receta)

Para la bechamel:
♥ 3 cucharadas de aceite de oliva
♥ 3 cucharadas de harina de trigo
♥ aprox. 300 ml de leche de soja u otra bebida vegetal sin azucarar y sin sabores
♥ una pizca de sal (al gusto)
♥ una pizca de pimienta blanca (al gusto)
♥ una pizca de nuez moscada (al gusto)
♥ 1-2 cucharadas de queso vegano (casero o comprado) tipo semicurado o cheddar, rallado (no importa si no funde, con la bechamel quedará cremoso)

Precalienta el horno a 210ºC. Prepara una bandeja para horno en la que vayan a caber los calabacines que vas a usar.

Lava muy bien los calabacines y córtalos por la mitad a lo largo. En las fotos del proceso he utilizado dos calabacines bastante majos (400 g cada uno), pero las fotos del plato terminado son de cuando los hice con otros más pequeños y finos. En total era el mismo peso, 800 g también, pero tuve que usar 4 calabacines en lugar de 2.

Vacía los calabacines con un sacabocados o una cucharita (o con un cuchillo, lo que tengas), procurando no llegar a los bordes del calabacín. Sólo queremos hacer un hueco quitando la parte más carnosa y dejando una barquita de calabacín que conserve la forma y que podamos rellenar. No tires lo que vas sacando del calabacín, ve dejándolo en un bol o en un platito.

Coloca los calabacines en la fuente de horno lo mejor que puedas sin que se solapen (o al menos no mucho). Espolvorea una pizca de sal por encima y mételo al horno mientras hacemos el relleno y la bechamel. Tardarán entre 20 y 25 minutos, dependiendo del tamaño. Por ejemplo, cuando lo hago con calabacines pequeños en 20 minutos ya están tiernos. Para los grandes sólo necesito 5 minutos más. Los calabacines han de quedar al dente, no deshechos ni blandos. Sólo tiernos. Coloca la fuente del horno sobre la rejilla en una posición central en el horno, con calor arriba y abajo.

Mientras se asan los calabacines haremos el relleno. Esto de la foto es la pulpa que he sacado de los calabacines y que he dicho que no tires. Pícalo bien fino, lo vamos a añadir al relleno.

Calienta en una sartén mediana-grande o en una tartera 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-alto. Cuando esté caliente añade el tomillo, el romero y la pulpa de calabacín picada bien fina con una pizca de sal. Remuévelo de vez en cuando, un par de minutos, hasta que esté bien blando y haya partes que empiecen a dorarse. Entonces añade la soja texturizada, salvia, hierbabuena, ajo, cebolla, pimentón, pimienta y vinagre balsámico, removiéndolo bien para mezclar. Agrega la salsa de soja y saltéalo todo junto (si ves que se te tuesta mucho baja un poco el fuego). Añade la hoja de laurel, el caldo de verduras y el agua, remuévelo suavemente y deja que se cueza todo junto para que se hidrate la soja. Tardará 5-6 minutos en absorber el agua y evaporarse el resto, así que échale un ojo de vez en cuando y remuévelo bien (si ves que tarda mucho en empezar a hervir, sube el fuego y una vez entre en ebullición bájalo a fuego medio).

Una vez se haya evaporado el agua haz un hueco en el centro de la sartén y pon la cucharadita extra de aceite de oliva y la cucharadita de pasta de soja negra, el ketchup, la salsa de tomate y el vinagre. Mézclalo bien y ve incorporando poco a poco la soja texturizada, mezclándolo bien. Retira la hoja de laurel. Añade el agua para evitar que se nos reseque la mezcla. Ahora debería estar bastante melosa. Si la ves líquida o muy caldosa, déjalo al fuego un minuto o dos más, siempre removiendo. Añade el humo líquido, mézclalo bien, apaga el fuego y retira la sartén.

Para hacer la bechamel utiliza un cazo pequeño y un batidor de varillas manual (de globo). Calienta el aceite a fuego medio y añade la harina. Mézclalo rápidamente y cuando veas que se empieza a formar una pasta baja el fuego a lento-medio y añade poco a poco la leche de soja (o la leche vegetal que vayas a usar), removiendo rápidamente con el batidor para deshacer los grumos que se puedan formar. Añade la sal, pimienta blanca y nuez moscada y mézclalo bien. Si ves que tu bechamel está muy líquida puedes subir un poquito el fuego y seguir cociéndola unos minutos más, siempre removiendo, para evitar que se pegue o que se formen grumos. Si por el contrario te parece demasiado espesa, añade más leche vegetal y sigue removiendo. Pruébalo y añade un poco más de sal si te parece soso (si te pasas de sal tendrás que hacer más cantidad de bechamel). Apártalo del fuego y añade el queso vegano rallado o en lasquitas finas y mézclalo bien.

Después de hacer el relleno y la bechamel ya deberían estar asados los calabacines, así que saca la fuente del horno con cuidado (utiliza manoplas para horno o un par de trapos doblados varias veces) y ponlo sobre un salvamanteles para empezar a rellenarlos. Si se han hecho antes (han pasado más de 25 minutos y aún estabas haciendo la bechamel, por ejemplo), no pasa nada, se sacan igualmente y los dejamos sobre el salvamanteles. No apagues el horno, lo usaremos para gratinar los calabacines.

Rellena los calabacines con la soja barbacoa (ayúdate con una cuchara). Con la cantidad que hemos hecho debería haber suficiente o incluso sobrar 1-2 cucharadas. No aplastes mucho el relleno, no pasa nada si hace montañita en los calabacines, sólo procura que no se salga ni se caiga.

Vierte por encima la bechamel cubriendo todos los calabacines. Opcionalmente puedes añadir un poco más de queso vegano (para un extra de sabor). Añade la cantidad de bechamel que quieras, incluso puedes hacer más cantidad, depende de cómo quieras tus calabacines (para mí con mucha bechamel, gracias :P).

Mete de nuevo la bandeja en el horno, pero esta vez a una altura superior, un poco más arriba del centro, y ponlo sólo a gratinar a fuego medio-alto (si tu horno sólo tiene 3 posiciones para gratinar, ponlo en el 2. Si no tiene posiciones específicas para el gratinado, ponlo con calor sólo por arriba a 210ºC). Deja que se gratine 6-8 minutos, hasta que veas que empieza a dorarse la bechamel.

Sácalo y sírvelo caliente o templado. La idea es poner una mitad de calabacín por persona (2 mitades si son calabacines pequeños), ya que llenan bastante, como segundo plato o acompañados de una ensalada bien surtida y fruta fresca.

La receta es bastante fácil, os he puesto dificultad media por aquello de ser multitarea con los calabacines en el horno, la soja barbacoa y la bechamel, pero vamos, los pasos sólo son dejar los calabacines en el horno, hacer la soja, hacer la bechamel, rellenar calabacines y gratinar. Más fácil que unos canelones ;)

Os he puesto también las especias en un apartado dentro de los ingredientes porque por lo que me comentan y me escriben, se percibe que una receta tiene mayor dificultad cuando se cree que hay muchos ingredientes (mirando a bulto, claro), a pesar de que el número de ingredientes no es directamente proporcional a la dificultad de la receta (de hecho no guarda relación, puedes hacer un hummus con 20 especias y sigue siendo ponerlo todo en la batidora y apretar un botón). Por eso siempre digo que hay que leer toda la receta antes de valorarla y de hacerla ;)

Los ingredientes que os he puesto como «opcionales» se pueden utilizar u omitir, no pasa nada, pero es recomendable que los uséis si queréis probar la receta tal cual la hago yo. Por supuesto se puede variar a vuestro gusto, añadiendo y quitando tanto especias como ingredientes (por ejemplo añadiendo cebolla rallada, pisto, tofu, tempeh o seitán en lugar de soja texturizada (y te ahorrarías tener que hidratarla), o cualquier embutido vegano en trocitos, añadir mucho más pimentón ahumado si quieres que sepa a chorizo, una pizca de azúcar moreno si lo quieres más caramelizado… Por poder se puede hacer lo que queráis, la receta es una guía de cómo los hago yo, pero a partir de ahí se puede empezar a variar y crear cientos de recetas nuevas.

Podéis probar a hacerlo con otra salsa barbacoa, por ejemplo la que hice para estos champiñones, que también queda muy bien. La diferencia (además de que en esta receta hacemos la salsa junto con la soja texturizada y no aparte, que bueno, tampoco pasa nada por hacerla aparte y después añadirla) es que para esta utilizo la pasta de judías negras fermentadas, que tiene un sabor muy característico y que he visto después de mucho usarla que me encanta para todo aquello que tenga que ser salteado y/o barbacoizado :P El sabor que deja desde luego es muy agradable, poco parecido a otros ingredientes (que si no lo encuentras puedes usar salsa de soja, es lo más parecido, o teriyaki, yakitori o salsa para salteados vegetariana), muy bien balanceado con vinagre de arroz (puedes usar vinagre de manzana y una pizca de azúcar o sirope de maíz). Junto con el ketchup y la salsa de tomate queda una salsa barbacoa sublime, os la recomiendo para cualquier otro plato que queráis hacer (de paso añadid también algunas de las especias de esta receta si queréis que el sabor se parezca más).
Otra salsa barbacoa que podéis probar para los calabacines es la barbacoa de fresas con la que a veces hago tofu (tendréis que aprovechar cuando estén de temporada), o hacer el relleno tipo bulgogi.

Otras cosas a tener en cuenta:

▹ Que los calabacines estén bien, lo más frescos posible, que no tengan partes malas, agujereadas, negras, blandas, etc., que estén tersos y los notemos pesados al cogerlos. Y a ser posible que sean bien rectos para que nos quepan bien en la fuente para horno, poder vaciarlos y rellenarlos más fácilmente y que al servirlos queden más bonitos.

▹ Disponer de algunas hierbas frescas para servir el plato. Queda muy bien con perejil picado o con albahaca. Con unas hojitas pequeñas es suficiente.

▹ Haz el relleno por separado siempre que los ingredientes tengan un tiempo y/o método de cocción diferente al de los calabacines. Si los ingredientes del relleno tardan menos en hacerse [en el horno] que los calabacines pero lo metes todo junto al horno desde el principio, se te quemará el relleno. Y al contrario, si tardan más, tendrás los calabacines pasadísimos y el relleno crudo.
Es preferible hacerlo de esta forma (y ante la duda, siempre por separado, además ahorras tiempo).

▹ Varía la receta a tu gusto usando lo que te apetezca y lo que tengas por casa. Si tienes sobras de legumbres y/o cereales, úsalas también. Picado queda estupendo.

▹Echa un vistazo al horno de vez en cuando para ver cómo van los calabacines, sin desatender lo que tenemos en la sartén. Multitarea!

CreatiVegan.net

Ver Comentarios

  • Me ha gustado lucho esta receta... Una alternativa genial a los rellenos habituales ^^
    Súper bien redactado, como siempre.

    Joana.

    PD: la soja texturizada de tus fotos me recuerda a las garrapinadas... Pero vamos que no me echa pa'tras jeje

    • Muchas gracias! ^^
      Jejeje, es una soja texturizada fina un poco más grande que la que suelo usar normalmente, así que queda como en "mondonguillos", y con la salsita... :P

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

1 año ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

1 año ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

2 años ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

2 años ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

2 años ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago