window.dataLayer = window.dataLayer || []; gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-RHX7GHN9Z7');
Categorías: DulcesTodos

Bizcocho de zanahoria y mermelada de calabaza con jengibre

Vamos a jugar un poco con sabores y colores otoñales y a hacer un bizcocho muy fácil, apto para principiantes, con zanahoria, mermelada de calabaza, jengibre, canela, nuez moscada y nueces. El aroma os encantará, pero el sabor mucho más! Queda super tierno y esponjoso, dulzón… vamos, una maravilla (¡como tiene que ser!). Además es muy fácil cambiar ingredientes por los que tengamos en casa o para darle otro sabor. Echad un vistazo a la receta e id calentando el horno ;)

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 40 minutos
Raciones: para 6-8 personas
Ingredientes:

♥ 3 zanahorias medianas (unos 190 g)
♥ 5 cucharadas de mermelada de calabaza (he usado mermelada casera)
♥ 1 cucharada de jengibre rallado
♥ ¼ de cucharadita de canela en polvo
♥ 1/8 de cucharadita de nuez moscada
♥ 2 cucharadas de melaza de granada
♥ 1 taza y ½ de harina de trigo integral
♥ 1 cucharadita y ½ de levadura de repostería
♥ ¾ de taza de leche de soja (u otra bebida vegetal a tu gusto)

Para el glaseado:
♥ 1 cucharada de mermelada de calabaza
♥ 2 cucharadas de azúcar glacé
♥ aprox. ½ taza de nueces peladas

Precalienta el horno a 185ºC con calor arriba y abajo. Prepara un molde rectangular (unos 22 x 10 cm) poniendo papel para hornear (no es necesario si utilizas un molde de silicona.

Mezcla en un bol la harina con la levadura.

Lava y pela las zanahorias y rállalas (si quieres que se vean trocitos naranjas, con un rallador de agujeros grandes, si no, con uno fino).

En un bol grande bate la mermelada hasta que haga burbujitas (puedes usar un batidor de varillas). Añade la melaza de granada, jengibre, canela y nuez moscada y bátelo todo junto. Incorpora la zanahoria rallada sin dejar de batir.
Agrega poco a poco y por tandas la leche vegetal y la harina con levadura mientras bates hasta que quede una masa suave y homogénea.

Vierte la masa en el molde y métela al horno, a altura media, a 185ºC con calor arriba y abajo, durante unos 30 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta no salga con masa cruda pegada. No abras el horno antes de que pasen 25 minutos de cocción.

Sácalo y deja que se temple sobre una rejilla.

Mezcla la mermelada de calabaza con el azúcar glacé hasta que se haga una pasta untuosa y más bien pegajosa.

Cuando el bizcocho esté casi frío sácalo del molde y pon la cobertura por encima, extendiéndola con un pincel de repostería. No es necesario usarla toda, solo lo justo para cubrir la parte de arriba con una fina capa pegajosa.
Espolvorea con las nueces picadas o desmenuzadas a mano y deja que se enfríe por completo (el glaseado se solidificará un poco).

Sírvelo tal cual :)

Si te sobra bizcocho envuélvelo con film transparente para evitar que se reseque y guárdalo en la nevera. Te durará hasta 3 días.

Pues eso, una receta muy fácil para la que tampoco necesitamos muchos conocimientos, solo ganas de batir y echarle un ojo al horno ;) Además esta receta tiene una peculiaridad: no lleva aceites ni grasas. Podéis revisar el listado de ingredientes y comprobarlo. Ni aceite ni margarina ni nada. Y aún así queda húmedo, tierno y esponjoso… ¿cómo puede ser?

Como he explicado otras veces en otras recetas (podéis echar un vistazo a más recetas de dulces) cada tipo de ingrediente cumple una serie de funciones que casi siempre son reemplazables, al menos en parte, por otros ingredientes que cumplan esas funciones. Por ejemplo, en el caso de los huevos, cumplen varias funciones: aportan grasas, humedad, elasticidad, estructura y actúan un poco como leudantes. Por eso es tan fácil sustituirlos, solo hay que ajustar las cantidades de grasas, líquidos, almidones (u otros que cumplan una función similar como el gel de lino o la goma xantana), harinas y leudantes.

Las funciones de las grasas en los bizcochos y similares son diversas: añadir humedad, hacer la masa más rica, suave y sedosa, ayudar a conservar la preparación, añadir sabor, ayudar al leudado, ayudar a que la masa se dore por fuera… Aunque no todas las grasas son iguales ni tienen la misma composición, básicamente esas son sus funciones en la masa.

Esta masa no lleva ni aceite ni margarina, he utilizado para ello las propiedades de la mermelada de calabaza  y la melaza de granada.
La mermelada de calabaza que he usado es casera, me la dio una amiga cuya tía es muy aficionada a hacer esta mermelada («hace kilos y kilos»). Solo lleva puré de calabaza, limón y azúcar. Tiene mucha pectina, se nota ligeramente gelatinosa. Esta pectina junto con el puré de calabaza hará las mismas funciones que las grasas, manteniendo la masa húmeda, esponjosa y con sensación de derretirse en la boca. La melaza de granada es muy viscosa y además de dar sabor aportará una pizca de viscosidad a la masa, casi igual que si usásemos margarina vegetal. Eso sí, entre la mermelada y la melaza hay suficiente azúcar para la masa, así que tampoco hay necesidad de añadir más (salvo que tus zanahorias no sean muy dulces). Si nos pasamos de mermelada y de melaza lo que pasará es que no crecerá mucho la masa, quedará tremendamente dulce y además se quemará rápidamente. Piensa en lo que pasa cuando tuestas azúcar, que como te descuides se quema. Pues aquí pasa lo mismo.

La melaza de granada es un ingrediente relativamente habitual en la cocina de oriente medio, así que podéis encontrarla en tiendas árabes e hindús. De todas formas se puede cambiar por melaza, sirope de agave, etc.
La receta en general se puede variar de muchas formas, para que os hagáis una idea os he hecho una tabla:

Ingrediente ¿Con qué se puede cambiar?
Mermelada de calabaza Mermelada de naranja o de cualquier otra fruta
Puré de manzana asada
1 plátano grande muy maduro (que ya esté blandito y amarronado)
Jengibre fresco rallado 1 cucharadita de jengibre molido o en polvo
1 cucharada de ralladura de limón o naranja
Canela en polvo Vainilla, azúcar vainillado, esencia de ron, menta
Nuez moscada Se puede omitir
Melaza de granada Melaza (miel de caña)
Sirope de arce
Sirope de agave
Sirope de arroz
Miel vegana
Azúcar de coco
Panela
Harina de trigo integral Harina de trigo sarraceno
Harina de centeno + harina de trigo (mitad y mitad)
Harina de maíz + harina de arroz (a partes iguales) + ¼ de cucharadita de goma xantana
Harina integral de avena (75%) + harina de arroz (25%)
Levadura de repostería Bicarbonato + cremor tártaro (a partes iguales)
Bicarbonato (50%) mezclado con la harina + zumo de limón (2 cucharadas) mezclado con los ingredientes líquidos
Leche de soja Leche de almendras, nueces, avellanas, avena, arroz… cualquier leche vegetal que te guste
Cualquier leche vegetal + ¼ de cucharadita de lecitina de soja en polvo
Glaseado Yogur de soja
Nata de coco
Yogur de soja o nata de coco batido con 2 dátiles
Sirope de agave
Zumo de naranja + azúcar glacé
Margarina vegetal + azúcar glacé + zumo de limón
En lugar de nueces se pueden poner avellanas, almendras, pistachos, etc., o una mezcla de frutos secos, o muesli, frutas desecadas (orejones, pasas, arándanos…), etc.

Como veis se pueden usar muchas otras cosas para hacer el bizcocho a nuestro gusto o con lo que tengamos en casa. Lógicamente si usamos ingredientes de sabores distintos, el bizcocho también sabrá distinto, pero las combinaciones que os he puesto aseguran que siempre tendrá muy buen sabor ;)

Para hacer bizcochos tampoco hace falta complicarse la vida. En lugar de pensar con qué sustituir los huevos, piensa directamente en hacer un bizcocho sin ellos. Las primeras veces que hice bizcochos fue a ojo, añadiendo pequeñas cantidades de harina, leche de soja, almidón de maíz, etc., hasta que la consistencia de la masa se pareciese a la de los bizcochos que hacíamos en casa. Y salían muy bien. Todos los que subo en verdad son versiones que fueron saliendo de aquellas primeras mezclas, cuando en un momento dado empecé a medir y apuntar las cantidades.

Y cambiando de tema, ya están pedidos los espiralizadores, cuando lleguen os lo pondré ;)

Imprimir

Bizcocho de zanahoria con mermelada de calabaza y jengibre

Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 30 minutos
Autor CreatiVegan.net

Ingredientes

  • 3 zanahorias medianas unos 190 g
  • 5 cucharadas de mermelada de calabaza he usado mermelada casera
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • ¼ de cucharadita de canela en polvo
  • 1/8 de cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharadas de melaza de granada
  • 1 taza y ½ de harina de trigo integral
  • 1 cucharadita y ½ de levadura de repostería
  • ¾ de taza de leche de soja u otra bebida vegetal a tu gusto

Para el glaseado

  • 1 cucharada de mermelada de calabaza
  • 2 cucharadas de azúcar glacé
  • aprox. ½ taza de nueces peladas

Elaboración paso a paso

  • Precalienta el horno a 185ºC con calor arriba y abajo. Prepara un molde rectangular (unos 22 x 10 cm) poniendo papel para hornear (no es necesario si utilizas un molde de silicona.
  • Mezcla en un bol la harina con la levadura.
  • Lava y pela las zanahorias y rállalas (si quieres que se vean trocitos naranjas, con un rallador de agujeros grandes, si no, con uno fino).
  • En un bol grande bate la mermelada hasta que haga burbujitas (puedes usar un batidor de varillas). Añade la melaza de granada, jengibre, canela y nuez moscada y bátelo todo junto. Incorpora la zanahoria rallada sin dejar de batir.
  • Agrega poco a poco y por tandas la leche vegetal y la harina con levadura mientras bates hasta que quede una masa suave y homogénea.
  • Vierte la masa en el molde y métela al horno, a altura media, a 185ºC con calor arriba y abajo, durante unos 30 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta no salga con masa cruda pegada. No abras el horno antes de que pasen 25 minutos de cocción.
  • Sácalo y deja que se temple sobre una rejilla.
  • Mezcla la mermelada de calabaza con el azúcar glacé hasta que se haga una pasta untuosa y más bien pegajosa.
  • Cuando el bizcocho esté casi frío sácalo del molde y pon la cobertura por encima, extendiéndola con un pincel de repostería. No es necesario usarla toda, solo lo justo para cubrir la parte de arriba con una fina capa pegajosa.
  • Espolvorea con las nueces picadas o desmenuzadas a mano y deja que se enfríe por completo (el glaseado se solidificará un poco).
  • Sírvelo tal cual :)
CreatiVegan.net

Ver Comentarios

  • Buenas. Nuevamente realizando consultas... =P

    Si en lugar de utilizar melaza de granada utilizo azúcar mascabo ¿debo agregar algo para darle mayor humedad al budín?

    ¿Tendrás la receta de la mermelada de calabaza por ahí...?

    Saludos.

    • Hola de nuevo!
      No hace falta que añadas más líquido, pero si quieres puedes agregar 1 cucharada de agua.
      La mermelada de calabaza la hace la tía de una amiga, no tengo receta.
      Un abrazo!

  • Buenas,

    Me he animado a hacer la receta, pero no me ha salido (soy un poco desastre en la cocina). La textura de mi bizcocho es la de un turron de yema. ¿Puede ser que me haya pasado con la proporción de líquido. ?

    Gracias,

    • Hola Nora!
      Es posible, si tu masa tiene demasiado líquido es difícil que crezca bien; también puede ser porque le ha faltado levadura, exceso de azúcares, temperatura del horno era demasiado baja, etc.
      Un saludo!

Entradas recientes

Mi nuevo libro de técnicas de cocina vegana

Bueno, el título creo que es bastante explícito, ¿no? ;) Pues ya ha salido Cocina…

1 año ago

Parmigiana vegana de Zaraida

Hacía tiempo que no publicaba por aquí, pero la ocasión lo vale. Una receta que…

1 año ago

Norfolk dumplings en sopa de verduras

La receta de hoy nos puede resultar bastante peculiar porque los "dumplings" no son algo…

2 años ago

Poutine vegano

Cada vez que un plato se hace icónico todo el mundo se quiere apuntar el…

2 años ago

Flan de plátano

Perdonad el título soso para la receta de hoy. Deben ser los calores. La verdad…

2 años ago

Casserole de macarrones y hamburguesa

Igual suena raro el título, pero el plato es así, una preparación al horno de…

2 años ago