¿cómo hacer pan?

Para hacer pan necesitarás pocos ingredientes (además de baratos) y unas cuantas horas porque hay que dejarlos reposar. En esta guía tienes toda la información necesaria para empezar a hacer tus panes caseros, desde los tipos de harina hasta las levaduras y los tiempos de cocción, así como una receta para hacer el pan blanco básico.

Comprar harina
La harina es el ingrediente principal de todos los panes, y se suele usar harinas de trigo. Las variedades de trigo duro tienen más contenido en proteínas, así que tienen más gluten y eso es bueno para hacer pan porque quedará una masa más elástica y esponjosa.
Los panes hechos con harinas sin gluten a veces llevan algo de harina de trigo para que la masa suba bien al cocerla.
En algunas partes del mundo se usan más harinas sin gluten porque el clima no es bueno para cultivar trigo o su cereal favorito es otro. En el sudeste de Asia, por ejemplo, el cereal más común es el arroz, mientras que en el norte y este de Europa lo es el centeno porque aguanta muy bien las temperaturas bajas.

¿Qué tipos de harinas se usan para hacer pan?

Harinas de trigo

Harina común
Es la harina de trigo que encontramos en cualquier tienda de alimentación y quizá la que más se usa. Se produce con una combinación de harinas con alto contenido en proteínas que proporciona el balance correcto para cualquier masa que queramos hacer o cualquier receta con harina. También se vende integral.
Los químicos usados para blanquear esta harina afectan a la fuerza del gluten, por eso las panificadoras prefieren las harinas sin blanquear.

Harina para pan
La harina para pan no está blanqueada, es alta en gluten y suele contener un 99% de harina de trigo duro con algo de cebada para incrementar la actividad de la levadura, lo que la hace ideal para confeccionar panes. Cuando usas esta harina te salen panes más grandes y ligeros.

Harina de gluten
La harina de gluten se produce a partir de trigo duro al que se le trata para quitar el almidón. Contiene un gran porcentaje de gluten (al menos el 70%), normalmente el doble que la harina común. La harina de gluten se suele usar como aditivo para harinas bajas en gluten o sin gluten, pero tiende a aplastar el pan si se usa en exceso. Es muy útil para preparar pan de pizza, bagels y panes planos. No confundir con la harina para pan, que está enriquecida con gluten, pero no contiene tanto.

Harina con levadura
Se le añade bromuro para obtener unos resultados más consistentes en los horneados. El bromuro ayuda a fortalecer la harina para que tenga la formación óptima de gluten para hacer pan. En algunos países no se usa porque lo reemplazan con ácido ascórbico.

Harina integral de trigo
Cuando se usa para hacer pan normalmente es una mezcla con trigo rojo y se produce moliendo el trigo completo, con su salvado, germen y endospermio. Los panes hechos con harina integral son muy nutritivos, pero son más pequeños y densos por el salvado, que evita que la masa crezca por completo. Para que el pan quede más tierno y ligero es mejor mezclarla con un poco de harina común o harina para pan.

Semolina
La semolina es una harina granular amarilla que se produce a partir de trigo durum, la variedad más dura. Es algo en proteínas y gluten, componentes necesarios para hacer pan. La harina de semolina se vende fina o muy fina y se suele mezclar con harina de trigo para hacer pan. El resultado es un pan tierno y elástico.

Chapati
La harina de chapati se obtiene del trigo molido hasta una consistencia muy fina. Es muy popular en la India y lo utilizan para muchos platos, así como panes planos como los chapatis.

Tortilla
La harina de tortilla suele tener un porcentaje de harina de maíz o ser sólo de maíz. Se usa para panes planos, muffins, tortillas, etc.

Harinas de otros cereales

Cebada
Aunque tiene algo de gluten, no contiene suficiente como para que la masa del pann suba bien, así que se le suele añadir harina de trigo. Los panes hechos sólo de cebada son muy densos.

Trigo sarraceno
Es una variedad de harina sin gluten que se produce moliendo las semillas del trigo sarraceno o alforfón. Como no contiene gluten tampoco sube demasiado, por lo que a veces se mezcla con harina de trigo.

Maíz
Hay varios tipos de harina de maíz, que dependen del tipo de maíz que se haya usado. Las harinas más comunes son las de color blanco y amarillo, las que se usan para tortillas.

Garbanzo
La harina de garbanzo es una variedad de harina que se usa mucho en el Este de la India y Oriente Medio. No contiene gluten y necesita mezclarse con alguna otra harina para que la masa suba bien.

Kamut
Es el nombre comercial de un cereal cercano al trigo durum que se comercializa principalmente como harina. Contiene gluten, así que se puede usar para hacer panes.

Avena
La harina de avena añade textura y sabor a los panes y bollería. Como es baja en gluten, debe combinarse con harina de trigo para hacer pan.

Harina de patata
La harina de patata se produce con patatas cocidas, desecadas y molidas y se suele mezclar con harina de trigo para hacer panes y rollitos.

Quinoa
Se usa mucho para panes, muffins, galletas y tortillas. No contiene gluten.

Arroz
La harina de arroz no tiene gluten y los panes quedan algo más secos y dulces. Se suele mezclar con harina de trigo.

Centeno
Es una de las harinas más populares para hacer pan en el norte y este de Europa, donde el trigo no crece bien. El tipo de proteína necesario para la formación de gluten es baja en el centeno, pero es más alta que en otras harinas, así que no es necesario añadir mucha harina de trigo.

Sorgo
La harina de sorgo no tiene gluten. En India se usa a veces para chapatis, que no necesitan levadura.

Soja
La harina de soja tiene un alto contenido en proteínas y se obtiene de habas de soja asadas. Muchas veces se añade a la harina de trigo para hacer los panes más nutritivos. No contiene gluten.

Espelta
La espelta es un cereal muy antiguo, pariente del trigo moderno, muy utilizado en países europeos donde se usa para hacer panes integrales. Contiene gluten.

La importancia del gluten
El gluten es la sustancia que le da elasticidad y fuerza a la masa y que hace que crezca. Cuando se hace pan con varios tipos de harinas sin gluten se suele añadir harina de trigo para que la masa levante bien. Muchos tipos de harinas de cereales no contienen gluten.

El gluten se forma sólo cuando se añaden líquidos a la harina, causando una reacción de las proteínas insolubles gliadina y glutenina. La Gliadina tiene la consistencia de un sirope cuando se combina con agua y la glutenina parece goma. La combinación de ammbas es lo que le da a la masa esas cualidades pegajosas y elásticas. Estas proteínas se encuentran en mayor medida en las harinas de trigo, pero también en la cebada, avena y centeno. Los cereales parecidos al trigo, como la espelta y el kamut contienen las proteínas necesarias para formar gluten.
Los panes y otros bollos hechos con harina sin gluten tienen unas características diferentes: la textura es más densa porque la masa no sube. Mucha gente prefiere esta textura y preparan muchos tipos de bollos llenos de sabor y nutrientes.

Panes sin gluten
Actualmente se venden mezclas de harinas sin gluten aptas para preparar panes, así como levaduras sin componentes de trigo. A la hora de sustituir el gluten en los panes se puede utilizar alguno de estos preparados o mezclar en casa varias harinas (arroz, patata, alforfón, garbanzos, lentejas, soja…) y para crear el efecto elástico basta con añadir un poco de goma xantana a la masa.
Algunas masas sin gluten pueden desmigajarse, pero no hay que añadir más agua.

Porporciones de harinas con y sin gluten para panes con levadura

Cebada
Para la mayoría de panes, no debe ser más del 20% de la cantidad total de harina que se use. Algunos panaderos recomiendan que no sea más del 5%. Si quieres que el pan quede más denso y plano, añade más harina de cebada.

Trigo Sarraceno
Se debe añadir cerca del 20% de la cantidad total de harina.

Harinas de legumbres
Aunque se pueden usar solas, las harinas de garbanzo, judías, lentejas o cacahuetes no deben componer más del 10% de la cantidad total de harina que se use en la receta.

Avena
Se debe combinar con la harina de trigo, y queda mejor si usamos 3 tazas de harina de trigo por cada taza de harina de avena.

Patata
Se puede susituir como mucho el 15% de la harina total de la receta.

Centeno
Cuando se hace pan de centeno se mezclan 3 partes de harina de trigo con 1 de harina de centeno. Si es una harina de centeno ligero podría ser hasta el 40%, y habría que usar algo más de levadura. Cuando se usa el centeno solo se forma un pan muy duro y denso, muy pegajoso y difícil de manejar. Comparado con otras harinas, la de centeno contiene más gomas pentosas, que causan que la masa se pegue.

Soja
La harina de soja no contiene gluten, así que no se puede reemplazar por completo, es mejor utilizar un 25% de esta harina mezclada con harina de trigo para asegurar un resultado óptimo.

Otros ingredientes

Levaduras
Las levaduras o similares son sustancias que hacen que las masas levanten y se hagan esponjosas. Lo que hacen es convertir los azúcares naturales en burbujas de gas que expanden el gluten de la masa y ésta crece.

Agentes naturales

Masa madre
Es una mezcla de harina, agua y levadura que se ha dejado fermentar diferentes tiempos dependiendo del pan que se vaya a hacer. Agunas no contienen levadura comercial, sólo harina y agua.

Levadura activa seca
Es una levadura granulada que venden en paquetes con sobrecitos. Hay que activarla en agua caliente antes de añadirla a la harina.

Levadura rápida activa seca
También se conoce como levadura instantánea, y es un producto granulado que se vende en sobrecitos que se puede añadir directamente a la harina y otros ingredientes sin tener que activarla primero en agua caliente.

Levadura de panadería
Es levadura fresca o prensada, se vende en cubitos pequeños y densos generalmente refrigerados y se deben usar lo antes posible. Hay que guardarlos en la nevera y duran unos días. Si la levadura no tiene un aroma fresco, ni está ligeramente húmedo y firme, no debes usarlo.

Levaduras químicas

Levadura de repostería
Es un agente leudante hecho con bicarbonato sódico (bicarbonato, un ingrediente alcalino), cremor tártaro (ingrediente ácido) y almidón, de maíz o de arroz (para que no se hagan coágulos). Se utiliza para hacer panes rápidos y para repostería, en recetas que no contienen acidificantes. La levadura de repostería se vende en botes o en sobrecitos de pocos gramos y reacciona inmediatamente cuando se combina con un líquido, por eso se mezcla con los ingredientes secos antes de añadir los líquidos. Esta levadura causa dos reacciones diferentes en la masa. La primera ocurre cuando la levadura se mezcla con los ingredientes líquidos. Se crea dióxido de carbono y la masa crece. Después expande más cuando se cuece la masa.

Bicarbonato
Es un agente leudante alcalino a base de bicarbonato sódico que reacciona inmediatamente cuando se combina con un líquido. Al igual que con la levadura de repostería se mezcla primero con los ingredientes secos y después se añaden los líquidos.
Para que funcione bien como leudante hay que usarlo en recetas que contengan ingredientes ácidos, como melaza, margarina o chocolate. La reacción química produce dióxido de carbono y la masa crece.

Cremor tártaro
Como ingrediente ácido, el cremor tártaro se usa junto con el bicarbonato para hacer que las masas crezcan.

Líquidos

Agua
El líquido más común de las recetas de pan, aunque dependiendo de la receta se pueden usar otros líquidos.

Leche de soja
Después del agua, quizás el líquido más usado porque le da al pan una textura suave.

Margarina, nata de soja y yogur de soja
Estos líquidos se usan en algunos panes, no sólo para ayudar a activar la levadura, sino también para mejorar el sabor.

Sustitutos del huevo
Harina para cocinar sin huevos, No-Egg, sustitutos caseros… algunos panes pueden requerir un sustituto del huevo para enriquecer la masa y la textura.

Zumos de frutas y verduras
Los zumos de frutas le dan a los panes un toque dulce. Los zumos de verduras a veces se usan en otros tipos de panes rápidos.

Cerveza
A veces se usa cerveza para panes densos con mucho sabor. Ten a mano una si vas a hacer algún pan de esas características.

Sales

Sal de mesa
Casi todas las recetas de pan llevan sal. La sal inhibe o controla la fermentación de la masa y potencia el sabor del pan. Incluso los panes dulces llevan algo de sal.

Sal gorda
Cuando se usa como ingrediente de los panes se suele disolver primero en agua para que sea más fácil de mezclar con el resto de ingredientes. Algunas recetas de pan usan sal gorda o sal Kosher para poner por encima de la masa anes de cocerla, y así se forma una corteza con más sabor.

Grasas y aceites
Los aceites hacen que la fermentación de la masa sea más lenta por la presencia de grasas, pero algunos panes necesitan estas propiedades o sabores.

Margarina
Hay margarinas como la de maíz que tienen más sabor que otras, si quieres utilizar la margarina para darle sabor, utiliza alguna que sea de un tono más oscuro.

Aceite de oliva
En muchos países mediterráneos se añade un poco de aceite de oliva a los panes para que tengan un tacto más suave. Por ejemplo, el pan de pizza lleva aceite de oliva.

Otros aceites
Aunque sean sustituibles por aceite de oliva, muchos panes llevan otros aceites como aceite de girasol, de sésamo, etc.

Edulcorantes

Azúcar
Es el edulcorante más usado y más disponible. Las levaduras modernas no necesitan que añadaas azúcar para mejorar la fermentación.

Azúcar moreno
Se añade para dar color y sabor a los panes, especialmente en los integrales y en los dulces.

Melaza
A veces se utiliza como endulzante, sobre todo en panes americanos.

Otros ingredientes

Hierbas
Frescas o secas, como tomillo, romero, albahaca, cilantro, perejil, orégano…

Especias
Con las especias se da color y sabor a los panes. Ten a mano comino, cayena, pimentón, cúrcuma, etc.

Verduras
Frescas o secas dan mucho sabor y textura, y hay panes como la focaccia italiana que suelen llevarlos.

Frutas
Frutas frescas en trozos, uvas pasas, etc. dan sabor, textura y color.

Frutos secos
Principalmente las nueces se incorporan como decoración.

Semillas
Se espolvorean por encima de los panes para darles algo de sabor y textura. Las que más se usan son las semillas de amapola, sésamo, girasol y calabaza.

Ralladura de limón
Se puede usar para dar algo de aroma o como decoración.

Chocolate
Le da sabor a los panes dulces

Extractos
Los extractos de vainilla, almendra o ron dan mucho sabor con muy pequeñas cantidades.

Bebidas alcohólicas
En algunos panes se utiliza ron, por ejemplo. El alcohol se elimina durante la cocción, pero el sabor permanece.

Cómo cocer el pan

Al horno
Cocinar el pan al horno es la forma más fácil y popular. Si no tienes horno puedes pensar en comprar uno o una máquina de hacer pan. Al microondas no queda bien.

Precalentar el horno
Es importante precalentar el horno a la temperatura que diga la receta que vayas a hacer. Muchos panes tienenn que estar a una temperatura específica y constante para que el pan salga bien. Los panes básicos con harina, agua y levadura se cocinan a altas temperaturas (unos 200ºC/400ºF), mientras que los panes que llevan leche de soja, margarina, etc. se cuecen a temperaturas más bajas.
Para algunos panes hay que poner la masa en el horno muy caliente durante un rato y después bajar la temperatura durante el resto de la cocción. Esta técnica estimula las temperaturas de los hornos antiguos.

El proceso de cocción
El calor del horno transforma la hidratación de la masa en vapor, así que la masa sube rápidamente. La levadura sigue produciendo dióxido de carbono, ayudando a que crezca el pan. En los primeros 10 minutos de cocción la temperatura de la masa se incrementa hasta un nivel que mata las células de la levadura activa, cortando el proceso de crecimiento. La forma y tamaño final del pan se fijan en este momento y se empieza a formar la corteza. No debes abrir la puerta del horno hasta que termine esta fase. El resto de la cocción permite que se caramelicen los azúcares naturales, y así la corteza queda dorada.

Los agentes químicos leudantes de los panes rápidos hacen que se forme el dióxido de carbono cuando se mezclan con los ingredientes líquidos, y se vuelven más activos cuando la masa se calienta al horno, por lo que crecen más rápidamente. Es importante mezclar los ingredientes rápido y poner inmediatamente la masa al horno. Si se tarda mucho se escapará el dióxido de carbono y el pan se nos abollará.

Añadir hidratación a la cocción
El nivel de hidratación en el horno es un factor importante para tener buenos resultados. La hidratación, en forma de vapor, hace que el pan forme una corteza fina y dorada mientras que el interior sigue tierno. Así que es bueno añadir hidratación al horno antes de poner el pan o durante el proceso de cocción, y esto lo podemos hacer de varias formas:

Método 1: con un spray aplica una fina capa de agua por todo el horno, precaliéntalo y al meter el pan echa un poco más antes de cerrarlo. El agua creará vapor en poco tiempo, elevando el nivel de hidratación del horno. Hay que tener cuidado de no echar demasiado agua. Durante la cocción se puede poner un poco más de agua.

Método 2: Pon un plato con cubitos de hielo en el horno. Recuerda que tiene que ser un plato apto para horno, de cerámica por ejemplo, y tienes que ponerlo en un nivel inferior. No lo pongas en el suelo del horno. Retira el plato cuando se haya derretido todo el hielo (en 10-12 minutos).

Método 3: Pon una bandeja para horno en un nivel inferior al del pan mientras se precalienta el horno. Dos o tres minutos antes de meter el pan, vierte una taza de agua sobre la placa caliente, que hará que se genere vapor inmediatamente. Ten cuidado al hacerlo, puede saltarte agua y quemarte.

Tiempos de cocción

Los tiempos de cocción de los panes dependen de la receta, que hay que seguir al pie de la letra aunque pueda haber variaciones como la calidad del horno, la calibración de la temperatura, el nivel de humedad, y la altitud. Los hornos de convección reducen el tiempo de cocción, pero hay que tener experiencia para determinar el tiempo correcto.
Aunque puede hacer excepciones, la mayoría de panes pueden seguir los siguientes tiempos de cocción:

Panes rústicos, redondos, grandes, y panes cocidos en superficies planas: de 30 a 50 minutos

Panes básicos en moldes: de 45 a 60 minutos

Panes finos y planos: de 5 a 15 minutos

Panes planos algo gruesos: 15 a 25 minutos

Panes rápidos: de 45 a 75 minutos

Rollos y bollos: de 15 a 20 minutos

¿Cómo saber si el pan está hecho?

No hay métodos científicos para saber si el pan está en su punto óptimo o no lo está. Otros alimentos, como las verduras o el seitán, con los que podemos usar un termómetro, son más fáciles, pero saber si el pan está hecho es más cuestión de observación y experiencia. El tiempo de preparación puede variar según la temperatura y humedad del día, así un pan cuya receta diga que ha de cocer durante 30 minutos, un día en concreto puede necesitar 35, así que no podemos ser completamente estrictos con los tiempos de cocción. Los que diga la receta son meramente orientativos.

Haz el pan como diga la receta, y empieza a controlarlo unos minutos antes de llegar al tiempo que diga la receta, especialmente si la corteza está muy oscura. La corteza de la mayoría de panes básicos debería ser marrón dorado.

El pan debe estar firme pero no demasiado duro. Si está duro es que está demasiado hecho (el calor hace que se ponga duro. Si el pan está demasiado esponjoso normalmente significa que está poco hecho, que es el problema que más encontramos en los panes caseros.

Una de las mejores formas de saber si está bien hecho el pan es darle unos golpecitos por debajo, con los nudillos, y escuchar el sonido (coge el pan con un protector, te puedes quemar). Si suena un poco hueco, es que ya está hecho.

Enfriar, cortar y servir
Los panes recién hechos no tienen por qué enfriarse antes de servir, están incluso más buenos calientes, pero si lo vas a consumir más tarde, tienes que dejar que enfríen correctamente.

Saca el pan de la rejilla del horno y déjalo enfriar sobre otra rejilla, así se enfría bien porque el vapor interno sale por la corteza y la hace un poco más tierna. Si lo pones sobre un plato o una superficie plana se condensará el vapor por abajo y hará que el pan quede correoso.

Cortar el pan recién hecho es más difícil que si lo dejas enfriar un poco. Usa una superficie plana y lisa, como una tabla de cortar de madera y utiliza un cuchillo de sierra o uno de cortar pan si tienes (son largos y de sierra). Mueve el cuchillo hacia alante y atrás para cortar para no aplastar el pan. Cuanto más densa es la corteza, más finas puedes hacer las rebanadas.

Algunos panes, como los redondos y los planos, se cortan en trozos y no en rodajas. En ese caso, puede que sea mejor que cada comensal coja su porción.

Cocinar un pan básico: receta universal para panes blancos

Esta receta puede ser la base para todos tus panes. Cuando te salga bien podrás variar la receta todo lo que quieras, mezclando harinas, añadiendo otros ingredientes, etc. Ten en cuenta también los tiempos de cocción.

Qué necesitas:
2 cucharaditas de levadura activa seca
1/2 taza de agua caliente (de 35 a 46ºC)
3 y 1/2 tazas de harina para pan o harina de trigo común y un poco más para amasar
1/2 cucharadita de sal
un poco de aceite de oliva

Primero mezcla la levadura con el agua caliente y déjalo reposar 5-6 minutos. La levadura tendrá que hacer algunas burbujas y espuma.

En una superficie plana, mezcla la harina con la sal. Después haz un cráter en el medio.

Vierte el agua con la levadura en el centro del cráter de la harina.
Remueve el líquido despacio con una cuchara de madera, añadiendo cada vez un poco más de harina de los bordes.
Sigue poco a poco hasta que formes una masa. Ahora añade agua en pequeñas cantidades, gradualmente, y sigue incorporando la harina de los bordes. No deberías necesitar más de 1 taza de agua.

Cuando sólo quede 1/3 de la harina alrededor de la masa, ponla en el centro de ésta e incorpórala rápidamente a la masa. Si ves que está muy seca, puedes añadir un poco de agua.

Amasa el pan doblándolo por la mitad. Con la palma de la mano aprieta la masa contra la mesa hasta aplanarla y vuelve a doblarla. Repite este proceso 3 o 4 veces, y si ves que la masa es pegajosa pon un poco de harina para amasarla bien. Sigue amasando hasta que se forme una masa suave y elástica (normalmente en 10 minutos está hecha).

Pon aceite por las paredes y el fondo de un bol grande y pon la masa en él. Cúbrelo con un paño de cocina o film transparente y déjalo reposar un par de horas, o hasta que haya crecido el doble de su tamaño.
Hunde el puño en la masa y déjala reposar de 5 a 10 minutos.

En una superficie enharinada dale forma a tu pan. Lo más fácil es hacer un cilindro o un pan redondo. Una vez hecha la forma déjala reposar 15-20 minutos. Precalienta el horno a 190ºC 10 minutos antes de meter el pan.

Cuece el pan a 190ºC de 35 a 45 minutos. Vigila el pan cuando lleve 30 minutos, y si ves que la corteza está oscura, sácalo (con cuidado, con un protector) y golpea la base. Si suena un poco hueco, puedes sacarlo ya. Recuerda dejarlo sobre una rejilla o consumir inmediatamente para evitar que quede correoso.

Otras recetas y artículos:

Pan de canela
Dificultad: media Tiempo de preparación: 60 minutos + tiempos de reposo Raci...
Calabacín en vinagre
Dificultad: fácil Tiempo de preparación: 15 minutos + reposar Raciones: para...
Pan japonés de leche de soja
Dificultad: media Tiempo de preparación: ~1 hora + tiempos de reposo Racione...

Creative Commons License
¿cómo hacer pan? by CreatiVegan.net, unless otherwise expressly stated, is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

Un comentario to “¿cómo hacer pan?”

  1. Carolina says:

    ¿qué pasa si deseo un pan básico que lleve 100% harina integral? ¿en que cambia el proceso? Gracias! :D

Deja un comentario

Participamos en el Mes Sin Carne 2012

Mes Sin Carne 2012

Participamos en el VeganMoFo 2013

VeganMoFo 2013

 

Mi galería en Finding Vegan